El Ayuntamiento de Cádiz, a través de la empresa Aguas de Cádiz, sigue apostando por la sostenibilidad ampliando su flota de coches sin emisiones con la adquisición de un nuevo vehículo 100% eléctrico. En esta misma línea, se ha puesto en marcha una nueva planta fotovoltaica situada en la cubierta de la estación de bombeo de aguas residuales La Martona, ubicada en la avenida de la Sanidad Pública.

La empresa, que ya contaba con tres vehículos eléctricos y uno híbrido, ha realizado una inversión de 31.000 euros para adquirir una furgoneta que ya se puede ver circulando por la ciudad.

Planta fotovoltaica

Además, con el objetivo de seguir reduciendo sus emisiones en 2022, la empresa ha instalado una nueva planta fotovoltaica de 96kWp que producirá anualmente 161.000 kWh. Esto supone un ahorro de 62,79 toneladas de C02 anuales, un equivalente a plantar 897 árboles o dejar de recorrer 418.600km en un coche de gasoil.

En esta instalación se han elegido 200 paneles fotovoltaicos de 480Wp monocristalinos de tecnología avanzada que permiten aprovechar al máximo la radiación solar. Poseen unas placas de vidrio a doble cara para hacerlas resistentes a los efectos de la corrosión que se produce en las estaciones de aguas residuales. Está previsto que la inversión realizada se amortice en tan solo cinco años y durante su vida útil, de 25 a 30 años, el ahorro por generación de energía supere ampliamente los 500.000 euros.

Cabe recordar que Aguas de Cádiz se encuentra acreditada en SACE (Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones) y supera una auditoría anual desde 2019 para obtener su sello de empresa verde. Cada año calcula, reduce y compensa su huella de carbono para convertirse en empresa con huella nula.Los datos indican que en 2021 dejó de emitir 372,32 toneladas de CO2 y se prevé que sean 395 toneladas de CO2 en 2022.