Con motivo del Día Mundial de la Agricultura, la consejera Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha resaltado que “el Gobierno andaluz ha apoyado y seguirá apoyando al sector agrícola para responder a sus necesidades en todo lo que podamos”. Crespo incide en que es “un eje estratégico para la economía andaluza, prueba de ello, es su papel de líder en exportaciones con la consiguiente generación de empleo y riqueza para nuestra tierra, que ello supone”.

En este sentido, Carmen Crespo ha recordado que el ejecutivo regional ha impulsado una batería de acciones dirigida, por ejemplo, a intentar paliar las consecuencias de la sequía y de la guerra de Ucrania en el campo. Y ha añadido que “el Gobierno andaluz ha repartido las primeras ayudas puestas en marcha por la Unión Europea para paliar los efectos de este conflicto armado y que, en el caso de la Comunidad Autónoma andaluza, ascienden a 26,7 millones de euros para más de 14.000 agricultores y ganaderos”.

Medidas contra la sequía

Respecto a la sequía, la consejera ha subrayado que “la Junta de Andalucía ha sido previsora y ha aprobado dos decretos que se encuentran casi el 50% de ejecución, contemplan actuaciones por valor de 141 millones de euros y harán posible que Andalucía cuente en 2023 con 73 hm³ más de agua”. Por otro lado, la Consejería de Agricultura está apoyando también a los regantes de Andalucía trabajando para ofrecerles fuentes hídricas adicionales como, por ejemplo, las aguas regeneradas. Para ello, el Gobierno andaluz está impulsando desde la pasada legislatura actuaciones de depuración encaminadas a poner a disposición de los regantes 120 hm³ adicionales.

Además de estas actuaciones del ejecutivo andaluz, la consejera ha apuntado que “los andaluces necesitan también que el Estado ponga en marcha medidas contundentes para hacer frente a la escasez de recursos hídricos”. Y ha insistido en convocar una Mesa Nacional de la Sequía al más alto nivel en la que se tomen acciones concretas para evitar que los agricultores y ganaderos de zonas como Andalucía se encuentren en desventaja.

Política Agraria Común

En cuanto a la aplicación de la nueva Política Agrícola Común (PAC), Carmen Crespo ha lamentado que pueda convertirse en “un lastre más para los agricultores y ganaderos en lugar de ser un ayuda para el sector”. En este contexto, ha pedido al Gobierno de España que se aplace la entrada en vigor de los ecoesquemas si estas herramientas suponen “más cargas para unos profesionales del campo que ya tienen bastantes complicaciones con la subida de los costes de producción”.