Después de unas horas muy complicadas, el Consorcio Provincial del Bomberos ha dado finalmente por controlado el incendio que se originó en el margen del río Guadalete a primera hora de la tarde de este miércoles. Su propagación afectó desde las cercanías de Lomopardo hasta la autopista, La Cartuja e Hijuela del Serrallo.

El Cuerpo de Bomberos ha trabajado en las últimas horas para refrescar las zonas afectadas. El objetivo era evitar que el fuego se reavive y dar mayor seguridad y tranquilidad a las personas que viven en el espacio afectado por el fuego y su entorno.

La alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, ha destacado el trabajo coordinado desde que el fuego fue detectado y que no haya habido daños personales. Aunqueel fuego no ha afectado directamente a los núcleos vecinales, sí se ha quemado el área diseminada, donde predominan las construcciones para animales y aperos agrícolas.

Tras el control del fuego, las autoridades han empezado a realizar las primeras visitas a la zona. Además, las personas desalojadas han podido volver a sus casas, incluidas las Hermanas de Belén que han regresado al Monasterio de La Cartuja.

Investigación como incendio forestal

Tras comprobar que su inicio ha tenido lugar en la margen arbolada del río Guadalete, los investigadores han declarado el incendio como forestal, aunque el fuerte viento de levante propició su rápida expansión. En una primera evaluación, se estima que la superficie quemada está en torno a las 800 hectáreas.

La investigación de la Guardia Civil va por buen camino tal y como ha podido conocer la propia alcaldesa. El trabajo coordinado de todas las fuerzas y voluntarios ha impedido que la propagación del fuego alcanzara a los núcleos de población y al propio Monasterio de la Cartuja.

Los desalojos se produjeron por la cercanía del fuego y, sobre todo, por el humo procedente de Viveros Olmedo y sus invernaderos que han sufrido directamente los efectos de este incendio.