Cruz Roja, en su trabajo por la inserción laboral, ha decidido apostar por el “empleo verde”, por lo que durante este año ha organizado cursos en ocupaciones relacionadas con lo que se conoce como “empleo verde”. Estas son aquellas destinadas a proteger y promocionar el medio ambiente, o aquellas que consideran en todo momento su impacto sobre la salud del planeta y tratan de minimizarlo. En alguno de estos casos, se tratan de formaciones “a la carta”, es decir, a demanda de alguna empresa, por lo que tras la parte teórica y las prácticas hay bastantes posibilidades de que parte del alumnado se quede trabajando en la firma en cuestión.

Actualmente se lleva a cabo en la capital de Cádiz el curso de reparación de vehículos de movilidad personal, que incluye los dispositivos como patinetes o bicicletas eléctrica, dirigido a personas desempleadas de San Fernando, Cádiz y Puerto Real. El curso es totalmente gratuito e incluye 100 horas de formación, con una parte teórica y otra práctica en diferentes empresas del sector en la Bahía de Cádiz. Un total de 10 personas se inscribieron al curso y lo finalizarán ocho.

20 años del Plan de Empleo

El Plan de Empleo de Cruz Roja ha cumplido 20 años ofreciendo proyectos de orientación, formación y acompañamiento a quienes tienen más dificultades para buscar un trabajo. No en vano, el desempleo sigue siendo, desde hace décadas, el problema que más preocupa a los españoles según el histórico de encuestas realizadas sobre el CIS. Especialmente en provincias como Cádiz, donde este problema se agudiza con respecto a otras áreas del territorio nacional.

Por eso, desde la institución humanitaria no paran de buscar posibles yacimientos de empleo que propicien la inserción laboral de aquellas personas con especiales dificultades para hacerse un hueco en el mercado de trabajo.

A lo largo de los años, el Plan de Empleo ha ido creciendo y ampliando su actividad. En 2007, justo antes de la gran crisis socioeconómica, un total de 336 personas participaron en la provincia de Cádiz en tres proyectos laborales que estaban dirigidos a colectivos especialmente vulnerables, como inmigrantes, mujeres en dificultad social y jóvenes. En 2021, con otra crisis social y económica influida por la pandemia, más de 2.660 personas participaron en 10 proyectos distintos, presentes en nueve localidades de la provincia de Cádiz: el 70% de ellas son mujeres y el 21% jóvenes en dificultad social. Los proyectos, sin embargo, abarcan a otros muchos colectivos con problemas de empleabilidad: desde paradas de larga duración (un 17%) a mayores de 45 años (6%), inmigrantes y personas refugiadas (7,5%). Del total de participantes el pasado año, 617 personas encontraron un trabajo gracias al Plan de Empleo de Cruz Roja.

Share