Pues un estudio pretende averiguarlo. La empresa municipal de Vivienda, Procasa, ha adjudicado a la empresa Ibermad Medioambiente y Desarrollo, S.L., el contrato para la elaboración de un estudio sociodemográfico del municipio de Cádiz que analice los factores y variables que inciden en la pérdida de población del municipio.

Para ello se ha establecido un periodo de estudio de los últimos 40 años, con especial énfasis en los últimos 20. El estudio debe realizar un diagnóstico de las causas y aportar soluciones o propuestas para combatir la despoblación. La relación existente entre la vivienda y la pérdida de población es clave.

La concejala de Vivienda, Eva Tubío, ha explicado que Procasa definió que “este estudio podría ser útil para ayudarnos a entender la evolución de la ciudad y orientar nuestro futuro”. El importe del mismo es de 17.424 euros (IVA incluido) y el plazo de ejecución de seis meses.

Cádiz ha perdido 43.000 habitantes en los últimos 40 años

Tubío ha señalado que Cádiz ha perdido 43.000 habitantes en los últimos 40 años, aunque la despoblación es un fenómeno extendido. Más del 60% de los municipios españoles tiene en 2022 menos población que en 2001”. Una situación que, según ha apuntado, “no se produce solo en el ámbito rural, sino también en capitales de provincia como Sevilla, Bilbao o Valladolid, si bien es cierto que Cádiz es la capital que más población ha perdido en términos absolutos”.

Pero «a pesar de la constante pérdida poblacional, Cádiz se mantiene en 2022 como el municipio con mayor densidad de habitantes de Andalucía”, ha dicho.

Los factores que intervienen en la despoblación de un territorio suelen ser complejos y de tipología variada. Por ello, en el estudio se exige “un análisis detallado que combine acercamientos desde enfoques demográficos, sociológicos, socioeconómicos y territoriales. Y así identificar y valorar las causas del fenómeno e informar sobre las políticas públicas que inciden sobre el mismo”.

Cómo será el estudio

El estudio sociodemográfico se desarrollará en una primera fase de recogida, análisis y representación de datos estadísticos. Habrá una segunda fase de diagnóstico que permita identificar las causas de la despoblación tras el análisis de los datos. Por último, una tercera fase de propuesta de actuaciones, medidas y estrategias que permitan combatir, limitar y mejorar el problema de la pérdida de población en la ciudad.

Desde Procasa han apuntado que esta despoblación se ha producido al mismo tiempo que se daba un aumento de la vivienda registrada hasta las cerca de 60.000 existentes. Y dos factores pueden tener que ver. Por un lado, la existencia de nuevas formas de vida convivencial que sitúan el tamaño medio del hogar en dos personas. Otro el uso que se le está dando a la vivienda, que actualmente se reparte entre la residencial, la turística, la de estudiantes, la ruinosa y la vacía.