album-art

Desarticulado en Cádiz un grupo criminal especializado en estafar con datos bancarios

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Cádiz  a seis personas como presuntos autores de los delitos de estafa, usurpación del estado civil, pertenencia a grupo organizado. Al principal investigado se le imputa además un delito lesiones y robo uso de vehículo a motor.  Los detenidos conformaban un grupo perfectamente jerarquizado con un reparto de funciones, haciéndose pasar por empleados de entidades bancarias para conseguir el engaño y utilizar los datos bancarios para realizar compras en online. Dos de  ellos se dedicaban a sacar los pedidos de las tiendas y otro  realizaba las funciones de conducción y transporte de la mercancía. En total se han esclarecido 150 estafas y numerosas usurpaciones de identidad y se estima que el volumen total de dinero defraudado asciende a más de 68.000 euros.

La investigación se inició a principio de octubre cuando se tuvo constancia que en un establecimiento especializado dedicado a la venta de productos de electrónica de consumo, un cliente quiso retirar una compra realizada a través  de internet, la cual tenía indicios de ser fraudulenta.

El principal investigado se dedicaba a recoger pedidos de artículos de alto valor económico, tales como smartphones, consolas  y ordenadores de alta gama que compró a través de la web con recogida exprés. El sospechoso se le requirió para que pasara por atención al cliente para que acreditará su identidad antes de proceder a la entregar del producto. Mientras realizan las gestiones junto con el personal de seguridad privada para acreditar su identidad y al verse en una situación comprometida, huyó de forma súbita tras un forcejeo y lesionando a uno de los trabajadores que intentó sin éxito impedir su huida en la puerta del establecimiento.

Antecedentes por estafa, blanqueo y pertenencia a organización criminal

Por todo ello los investigadores iniciaron las pesquisas para tratar de identificar al implicado en los hechos y descubrir al resto de implicados en las estafas realizadas mediante las compra de los citados artículos de electrónica.

Fruto de las gestiones realizadas se identificó al presunto autor de los hechos investigados, el cual tenia antecedentes por estafa, blanqueo y pertenecía a organización criminal. Los agentes tras el visionado de las cámaras de seguridad observaron que el investigado huyó a bordo de un motocicleta  conducida por otra persona que le esperaba durante la recogida de las compras.

Así pues, tras estar plenamente identificado, los investigadores continuaron con las gestiones comprobando que la motocicleta había sido sustraída en San Fernando quedando pendiente de identificar al conductor de la motocicleta. 

Durante la instrucción de la investigación los agentes fueron recabando información de denuncias sobre compras fraudulentas, en las cuales todas seguían el mismo modus operandi, llamaban por teléfono haciéndose pasar por una entidad bancaria, solicitando datos de cuentas y tarjetas bancarias así como otros datos para utilizarlos posteriormente para hacer las compras fraudulentas online  usurpando la identidad de las víctimas y recogiendo los pedidos en puntos de entrega con la modalidad de autoservicio.

Posteriormente al ver la operativa de la estafa  se logró identificar a otras dos personas que estaban concertadas con el principal investigado para efectuar las compras  con cargos fraudulentos en la cuenta bancaria de los perjudicados a los cuales usurpaban la identidad con un reparto de tareas bien definidas dentro del grupo que estaba perfectamente jerarquizado.  Los presuntos implicados además en muchas ocasiones iban acompañados de amigos directos y de confianza para evitar que su actividad ilícita transcendiera a otros círculos cercanos.

Alto nivel de vida

Los detenido sin tener ingresos acreditados llevaban una vida diaria de alto alto standing, con la utilización de vehículos de alta gama y con pagos en zonas de ocio nocturno llegando a descubrir que en una madrugada gastaron en menos de 56 segundos 1360 euros y en otras ocasiones  alquilando embarcaciones, motos acuáticas y asistencia a fiestas VIP.

La investigación continúa abierta y no se descarta la imputación de nuevos y futuras detenciones de otras personas implicadas.

Comparte esta noticia
Ir al contenido