Agentes de la Policía Nacional en una operación conjunta con la Agencia Tributaria, y en colaboración con la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude, han desarticulado la organización más activa dedicada a la importación y tratamiento ilegal de gases fluorados.

En total, cinco personas detenidas como presuntos miembros de un complejo entramado empresarial. Éstos se dedicaban a la importación, comercialización y distribución irregular de toneladas de gases, que empleaban para la refrigeración. La organización realizaba esta actividad incumpliendo la normativa comunitaria, ya que carecían de la cuota obligada; provocando la emisión de toneladas de gases a la atmósfera sin autorización. Esta cuota está establecida por la UE para cada país y se fija como medida de protección del medio ambiente.

Se trata de la mayor operación a nivel europeo contra el fraude de gases de efecto invernadero. Han intervenido más de 27.000 kilogramos de gases fluorados, que tenían un valor de mercado superior a 250.000 euros. Además, se descubrieron más de 180.000 kilogramos, con un valor superior al millón de euros.

Las investigaciones policiales intervinieron 27.000 kilogramos de gases fluorados

Las investigaciones comenzaron a partir de las inspecciones en dos naves industriales de empresas ubicadas en la localidad ciudadrealeña de Almagro y en el municipio madrileño de Campo Real. En total, se procedió a la intervención cautelar de 2.126 botellas, equivalentes a más de 27.000 kilogramos de gases fluorados. 

También encontraron 1.068 botellas vacías ubicadas a la intemperie en un patio exterior, algunas de ellas prohibidas por la Unión Europea. Por último, slocalizaron un número indeterminado de botellas seccionadas por la mitad, suponiendo ésto la emisión directa del gas residual a la atmósfera y a su vez, un grave peligro.

Foto: Policía Nacional

Distribuidos por España, Alemania, Francia, Portugal y Senegal

Tras avanzar en la investigación, se determinó que el modus operandi del grupo criminal consistía en la creación de empresas a nombre de testaferros; éste grupo criminal se ha dedicado desde el año 2018 a la importación de gases fluorados de China y han eludido los controles aduaneros. Posteriormente, descubrieron que se distribuían los gases fluorados mediante una empresa de logística a clientes de España, Alemania, Francia, Portugal y Senegal.

Cabe destacar que la mayoría del gas importado se trata de R134A; una tonelada de este gas equivale a la emisión de 1.300 toneladas de dióxido de carbono contribuyendo en esta cantidad al potencial calentamiento global. Este grupo era presuntamente responsable de la emisión a la atmósfera de 234.000 toneladas de dióxido de carbono. Todo ello lo llevaban a cabo con ánimo de lucro. 

Finalmente, un operativo policial practicó una diligencia de entrada y registro en el domicilio fiscal de la principal empresa. Después procedieron a la detención de cinco personas como miembros de un grupo criminal; y por último esclarecieron los delitos de contrabando, contra el medio ambiente, estafa, desobediencia grave y pertenencia a grupo criminal.

Leer también

524 positivos frente a 224 recuperados en la última jornada

Foto: Photographers …