La Policía Local de Puerto Real ha detenido la pasada madrugada cuando procedió a la detención de un individuo que, a pesar de tener una orden de alejamiento de su ex pareja, intentó en varias ocasiones aproximarse a ella. En torno a las 2:30 de la madrugada el sujeto fue localizado por los alrededores del domicilio de la víctima y, tras darle el alto policial, emprendió la huida circulando a gran velocidad hasta introducirse en una calle sin salida que le obligó a abandonar el vehículo que conducía. Su intento de salir huyendo a pie resultó en vano y, tras resistirse, se procedió a su detención.

Los agentes han informado de que, una vez detenido, pudieron apreciar que el conductor se encontraba “en un estado de gran excitación, con los ojos enrojecidos, adoptando a los pocos minutos una actitud de somnolencia y de abatimiento exagerada, hasta el punto de balbucear y no entendérsele prácticamente hablando”.

En un registro superficial practicado en el lugar de los hechos se encontró entre sus prendas, un total de 1.257,55 euros en billetes fraccionados y monedas, así como 9 papelinas envueltas en un plástico verde con sustancias de color blanco en su interior, pesando 3,5 gramos aproximadamente. También se le requisó un plástico transparente con una sustancia en su interior de color marrón, al parecer hachís, y se comprobó que portaba entre sus vestimentas dos navajas con las hojas manchadas al parecer de esa misma sustancia. Por último, se intervinieron dos dispositivos móviles de las marcas Samsung y TCL.

Sin permiso de conducir

Posteriormente, según información de la Policía Local, se realizó una minuciosa inspección en el interior del vehículo incautándose al detenido cuatro dispositivos móviles de diferentes marcas, una bomba de extracción de combustible y varios recipientes con fuerte olor a combustible.

Seguidamente, se constató a través de la DGT que el vehículo implicado no disponía de seguro ni de ITV en vigor, figurando como titular una persona distinta al detenido. Los agentes consultaron si el detenido disponía del permiso de conducción de la clase B, constatando que no ha obtenido nunca ningún tipo de permiso de conducir por lo que, el vehículo quedó inmovilizado y posteriormente, se depositó en dependencias policiales a disposición de la Autoridad competente.