El vicepresidente primero de la Diputación de Cádiz y responsable del Patronato Provincial de Turismo, José María Román, ha presentado este miércoles la VIII edición de los Encuentros Gastronómicos de la Sal y el Estero que se celebran en El Puerto de Santa María. Román ha estado acompañado por el presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz y también diputado provincial, David de la Encina, así como por el coordinador general de los Encuentros de la Sal y el Estero, Nicolás Terry. Este año, la cita tendrá lugar el domingo 20 de noviembre, en las Bodegas de Mora que el Grupo Osborne posee en El Puerto de Santa María.

Román ha explicado cómo, para el Patronato de Turismo, estos Encuentros presentan mucho “interés” para la provincia por varios motivos. En primer lugar, el vicepresidente primero de la Diputación Provincial ha puesto el acento en la fuerza de Cádiz como destino gastronómico durante este 2022. Un año, en el cual Sanlúcar de Barrameda ha sido elegida capital gastronómica de España, siendo la primera vez que una ciudad que no es capital de provincia obtiene esta distinción. Según Román, “esta elección no es fruto del azar y refleja la fortaleza de este segmento turístico a nivel provincial”. En particular, se ha destacado la calidad de los productos gaditanos, entre los que se incluyen materias primas como quesos, aceite de oliva, el atún salvaje de almadraba, las chacinas, dulces con influencias árabes o, también, el pescado de estero entre otras.

Desestacionalización del turismo

Asimismo, Román ha detallado que esta actividad, que coordina Nicolás Terry, favorece dos cuestiones “esenciales” para el turismo gaditano que impulsa la Diputación, como son la desestacionalización y el turismo de proximidad. Hay que tener en cuenta que el Encuentro Gastronómico de la Sal y el Estero se celebrará el próximo 20 de noviembre, esto es: en un mes que pertenece a la temporada baja del turismo en la provincia gaditana. Además, el vicepresidente primero y responsable del Patronato de Turismo ha expuesto que el ocio que gira en torno a la gastronomía es una “magnífica manera de potenciar el turismo de proximidad y captar a visitantes de los sitios más cercanos”.

El turismo de proximidad ha sido una de las tendencias turísticas fundamentales para el sector durante los recientes años de pandemia sanitaria.

Excelente gastronomía de la Bahía

Por su parte, David de la Encina ha intervenido en calidad de presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz, entidad que también colabora en el desarrollo de la iniciativa. El objetivo de este apoyo, ha dicho, es “abrir la comarca de la Bahía como un conglomerado de poblaciones donde se puede disfrutar de una gastronomía excelente, con recursos alimentarios y vinícolas de primera y establecimientos que los trabajan con maestría”.

Nicolás Terry, en nombre de la organización de los Encuentros, ha agradecido el apoyo “ininterrumpido de la Diputación de Cádiz” desde que se creó este proyecto. Del mismo modo, ha tenido palabras de agradecimiento para el Grupo Osborne, por ceder sus instalaciones como sede para las actividades de la cita, así como para los patrocinadores, proveedores, instituciones colaboradoras y empresas participantes.

En estos Encuentros de la Sal y el Estero no sólo se prestará atención a productos como la dorada y la lubina, sino que se amplía la oferta al camarón, la anguila o el albur, además de los ahumados, para la elaboración de tapas, ha explicado Terry. De esta manera también se multiplican las posibilidades para los cocineros y el atractivo para las personas que van a acudir para disfrutar del evento. Por ahora, a falta de un mes y medio para el inicio del mismo, ya se han vendido 312 de las 350 entradas puestas a la venta, con lo que el éxito parece más que asegurado.

Éxito de la edición anterior

Nicolás Terry ha detallado algunos números relativos a la pasada edición que dan fe de la potencia de estos Encuentros de la Sal y el Estero. Así, ha detallado que se vendieron 568 entradas; se dispensaron 8.520 tapas de pescado; se emplearon 450 kilos de doradas y lubinas; se elaboraron 1.100 pestiños para postres; y se contó con la presencia de 15 restaurantes, 6 bodegas, 2 cerveceras, 2 heladerías y 1 destilería.

Además, como novedad, en 2021 se llevó a cabo un ciclo de conferencias que este año tendrá continuidad. En este sentido, ha expuesto que entre el 8 y el 11 de noviembre, en la Sala de Exposiciones de la Fundación Osborne, se concentrarán una serie de ponencias en las que se hablará de la importancia de la sal en la crianza del vino; de la sal como elemento de unión entre el mar y la dehesa, con la relación entre el jamón de jabugo y el jamón de atún; del papel de la Bahía de Cádiz como elemento dinamizador de este tipo de jornadas; y también se mantendrá un encuentro con la prensa especializada.