Diputación de Cádiz va a destinar unos 15.000 euros en cinco mini – bosques plantados mediante el método Miyawaki. En el mundo existen más de mil bosques plantados mediante un método diseñado por el botánico japonés Akira Miyawaki. Son espacios frondosos arraigados en superficies de poca extensión e integrados en la trama urbana. Su éxito consiste en maximizar el principio ‘vegetal natural potencial’ y acelerar la reforestación: en concreto, se siembran árboles autóctonos de manera muy densa que, en su crecimiento posterior, competirán por la luz en respuesta a la denominada dominancia apical. Esta novedosa técnica se llevará cabo por la Fundación Grazalema 2030 Iniciativa Regenerativa, en coordinación con la asociación O-Live Medioambiente, gracias a una subvención de 15.000 euros del Área de Coordinación y Desarrollo Estratégico, Productivo y Social de la Diputación de Cádiz.

La concesión de la ayuda económica se regula en un convenio que ya ha suscrito el presidente de la Diputación de Cádiz, Juan Carlos Ruiz Boix con el titular de la Fundación Grazalema 2030 Iniciativa Regenerativa, Albertus Petrus Josephus Maria Guelen. La intervención se financia conforme a una modificación presupuestaria aprobada por el Pleno de la Corporación Provincial. Los mini-bosques ecosostenibles se implantarán en cinco localidades de la provincia de Cádiz. Antes del proceso de siembra se celebrarán jornadas divulgativas en centros escolares dedicadas a mostrar la necesidad de mejorar los entornos urbanos, crear espacios verdes que sean sumideros de carbono e implicar a la juventud en esta tarea. La estrategia concuerda con los principios de la iniciativa europea Bosques 2030.

Búsqueda de terrenos

Tras estos foros se buscarán terrenos públicos idóneos, identificando sus características así como sus ventajas en cuanto a nutrientes, y se plantarán especies autóctonas en muy alta densidad y diversidad. Durante los dos primeros años se precisará un sistema de riego por goteo y, a partir del tercer año, el mini-bosque apenas requerirá mantenimiento. Se estima que con este método la frondosidad de las especies plantadas preserva la humedad de la tierra.

Grazalema 2030 y O-Live Medioambiente ya fueron destinatarias de una subvención de Ayuda en Acción que propiciará que, en las próximas semanas, se inicien las primeras experiencias con mini-bosques en Grazalema, Prado del Rey, El Bosque y Ubrique. La nueva aportación de Diputación permitirá darle continuidad a esta novedosa intervención.

Un bosque, en condiciones normales, puede arraigar en un plazo de mil años; con la intervención humana este plazo puede reducirse y fijarse en 100 años; los defensores del método Miyawaki estiman que, en espacios reducidos, se puede consolidar un mini-bosque en apenas una década.