Miguel Andreú-Educación-Bahía Cádiz

El delegado territorial de Educación y Deporte, Miguel Andréu, se ha reunido con Javier Fité Lañez, docente del centro de internamiento masculino y unidad de tratamiento femenino ‘Bahía de Cádiz’, para hacerle entrega del material informático destinado a las aulas de apoyo educativo de los dos centros de esta índole con los que cuenta la provincia. 

El representante territorial ha señalado que para la Consejería de Educación “es muy importante la colaboración estrecha con los centros de menores para dar continuidad a los chicos y chicas en sus estudios, ya que la formación es un elemento necesario en su proceso de reeducación y reinserción”. 

En Cádiz contamos con dos Centros de Internamiento de Menores Infractores, el ‘Bahía de Cádiz’, situado en El Puerto de Santa María y ‘La Marchenilla’ de Algeciras, que atienden a aquellos menores a los que se les han impuesto medidas de internamiento en régimen cerrado, semi-abierto y abierto. Estos centros están dotados de personal de diferentes ámbitos profesionales para facilitar así la rehabilitación social de los menores ya que cuenta con psicólogos, coordinadores educativos, trabajadores sociales, maestros y personal de administración. 

El CIMI Bahía de Cádiz cuenta con 60 plazas para chicos y chicas de entre 14 y 23 años y el CIMI La Marchenilla dispone de 112 plazas exclusivamente para menores de sexo masculino. “El objetivo principal de estos centros es conseguir que estos menores puedan dar continuidad a su proceso formativo al tiempo que se les dota de los recursos necesarios para su desarrollo personal y profesional”, ha resaltado Javier Fité. Y para ello es fundamental la labor que llevan a cabo los cuatro docentes destinados en estos centros, encargados de atender a este alumnado y garantizar su atención educativa. Aunque las funciones de estos profesores no se limitan solo a la docencia sino que también se ocupan de coordinarse con los centros de referencia del alumnado, elaborar informes de evaluación para los centros escolares o a petición de la dirección del centro para la elaboración y seguimiento del programa de ejecución de medidas judiciales. 

La Consejería de Educación facilita la inscripción del alumnado de estos centros en las enseñanzas de adultos en la modalidad presencial o a distancia a través del Instituto Provincial de Adultos o en el Instituto de Enseñanzas a Distancia de Andalucía (IEDA), tarea que la Delegación gestiona a través de la Coordinación Provincial de Educación permanente. Respecto a las enseñanzas que cursan estos menores, en ‘La Marchenilla’ todo el alumnado se encuentra matriculado en un centro de referencia; la gran mayoría cursa Enseñanza Secundaria para Adultos (ESPA), 9 en el nivel I (1º y 2º de ESO) y 21 en el II (3º Y 4º de ESO).

En menor medida, hay un tercer grupo que tiene matricula en ESO, FPB, FPGM o Bachillerato en un centro ordinario. En el ‘Bahía de Cádiz’ las alumnas matriculadas en el nivel I son 6 y el nivel II está formado por 11. El resto del alumnado sale del centro para dirigirse al centro de enseñanza correspondiente y vuelve al mismo al terminar la jornada escolar. El número de alumnos por grupo no permanece fijo a lo largo del curso, pues se halla supeditado a la entrada y salida de los menores del CIMI o a cambios en las medidas judiciales. 

Debido a la situación actual referente a la COVID-19, en este curso la estructuración, la organización horaria y la temporalización se ha visto modificada con respecto a cursos anteriores debido a los protocolos impuestos en los centros. Los menores han sido separados en grupos de convivencia o grupos burbuja en el que no interactúan con otros menores que no pertenezcan a dicho grupo, con la finalidad de minimizar los posibles contagios si se produjese algún caso. El tiempo de docencia con el alumnado se ha establecido teniendo en cuenta las necesidades de mantener los grupos lo más aislados posibles para prevenir posibles contagios. 

Convenio Justicia-Educación 

El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, y el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, han firmado recientemente un nuevo convenio que tiene por objeto garantizar la escolarización de los menores infractores que cumplen algún tipo de medida judicial y que viene a renovar el que estaba vigente desde el año 2006. Como novedad el documento establece la figura del coordinador provincial que velará por la agilidad de los trámites administrativos y de la adaptación de la formación académica a las circunstancias de cada joven. 

El convenio viene a favorecer la continuidad de los ciclos educativos aun cuando el menor permanezca en centro de internamiento o reforma. Se garantiza así el derecho de los menores internados a recibir la enseñanza básica obligatoria que legalmente le corresponda, cualquiera que sea su situación en el centro. 

Para ello, la Consejería de Justicia se compromete a dotar los espacios, equipamiento, horarios y personal de apoyo necesarios para el desarrollo de la actividad docente con el alumnado del centro y también equipamiento informático y la conectividad necesaria en los centros de internamiento, para posibilitar el acceso a los recursos didácticos digitales imprescindibles que permitan la continuidad del proceso educativo del alumnado menor infractor. 

Por su parte, la Consejería de Educación garantizará la escolarización de este alumnado en centros del sistema educativo público andaluz para cursar la educación obligatoria y posibilitará la escolarización postobligatoria, en el régimen ordinario o en el régimen de personas adultas cuando sus circunstancias lo hagan necesario. Todo ello, posibilitando la formación presencial necesaria, el acceso a plataformas digitales, la aportación de personal docente y la continuidad de la formación iniciada una vez finalicen las medidas judiciales impuestas.

Leer también

Teleasistencia contacta con usuarios mayores de 80 años sin vacunar para ofrecerles una nueva cita

El Servicio Andaluz de Teleasistencia (SAT) ha empezado a identificar y llamar en col…