Cuando se cumplía el minuto 81 quedó pausado el encuentro ante el Fútbol Club Barcelona como consecuencia de una alerta sanitaria en la grada de fondo sur. El protocolo establecido con la Cruz Roja entró rápidamente en funcionamiento, asistiendo a un varón en paro cardíaco.

Hasta la grada se desplazó uno de los equipos médicos con un desfribilador y el monitor, comenzando las tareas de reanimación. Paralelamente, el Fútbol Club Barcelona ofreció un segundo desfibrilador por si fuera necesario su uso, que Ledesma trasladó hasta la frada.

La reanimación fue positiva pasados unos minutos, y los servicios médicos trasladaron al aficionado a la UCI del Hospital Puerta del Mar donde permanece ingresado.

Además, uno de los operadores de cámara de Tribuna sufrió un desvanecimiento del que también. Los servicios médicos también lo atendieron rápidamente sin mayores consecuencias.

El Cádiz CF ha querido agradecer el comportamiento ejemplar de los aficionados de fondo sur ante esta situación, al igual que a los miembros de seguridad y Cruz Roja por su rápida actuación para que esta incidencia tuviera final feliz.