El alcalde de Cádiz, José María González, ha anunciado que “el Ayuntamiento de Cádiz está dispuesto a poner cinco millones de euros sobre la mesa para que el edificio de Valcárcel se convierta en la Facultad de Ciencias de la Educación”.

Se trata de una inversión que, como ha explicado, es posible gracias al saneamiento de las cuentas económicas municipales. Por ello, ha confiado en que la Junta de Andalucía “recoja el guante y arrime el hombro” porque se le han agotado las excusas.

Junto al concejal de Economía y Hacienda, José Ramón Páez, ha informado sobre un remanente positivo de tesorería superior a los 15 millones de euros. El alcalde ha subrayado que en 2015 “heredamos un Ayuntamiento al borde de la bancarrota, donde el Gobierno y el Ministro Montoro amenazaban con intervenir, donde no sabíamos si quiera si podríamos abonar las nóminas al mes siguiente de las plantillas de trabajadores municipales”.

Cuentas saneadas

“El Ayuntamiento de Cádiz es el verdadero milagro económico andaluz y no las mentiras que cuenta el presidente de la Junta, Juanma Moreno”, ha aseverado el alcalde. Y es que, como ha apuntado, “con unas cuentas solventes, con una gestión de primer nivel que ha configurado, además, una ciudad con más derechos, más inclusiva, más habitable y más sostenible, aspiramos a más y queremos que Cádiz sea una ciudad universitaria”.

“Porque si hay que endeudarse, si hay que hacer inversiones importantes, que no sea por afán megalómano y por caprichos delirantes como el Gobierno del PP, sino por un presente y por un futuro para Cádiz. Por un presente y un futuro que pase por Valcárcel y por las aspiraciones y los sueños de ser Cádiz universitaria”, ha arremetido.

También ha apuntado, que es independiente del beneficio de la venta del módulo hotelero de Tribuna del Estadio Nuevo Mirandilla por 9,8 millones de euros. «Esto es solo el principio de una ciudad que ahora, por fin, puede aspirar a cualquier cosa” gracias a la capacidad de gestión que ha demostrado el Ayuntamiento.

Remanente positivo

Por su parte, el concejal de Economía y Hacienda confirma un remanente positivo de tesorería superior a 15 millones de euros. Y explica que podrán traducirse en inversiones para la ciudad añadidas al presupuesto aprobado de 2022 que asciende a 175,6 millones de euros.

Además ha recordado que cuando el Equipo de Gobierno llegó al Ayuntamiento en 2015 se encontró con una situación económica marcada por 275 millones de euros de deuda.

De esa deuda, una parte importante correspondía al pago a proveedores. Por entonces, el Ayuntamiento pagaba a sus proveedores a 126 días de media y tenía una deuda de 44 millones pendientes de pago mensuales. Ahora el Ayuntamiento lleva más de un año consecutivo pagando por debajo de los 30 días a sus proveedores, rebajando la deuda de 44 millones a dos.

Otro dato que ha destacado el edil es el de la deuda viva. Era del 126% de los ingresos corrientes en 2015, adeudándose a la banca a 31 de diciembre de ese año 200 millones de euros. Ahora, la liquidación provisional del presupuesto pone de manifiesto que “estamos por debajo del 80% de la deuda viva respecto a los ingresos corrientes”, reduciéndose en 75 millones de euros la deuda a la banca. Esta se sitúa actualmente en torno a los 125 millones.

Páez ha resaltado la importancia de este resultado. «Si llegamos a estar por debajo del 75% de la deuda viva, conforme a lo que establece el marco normativo, el Ayuntamiento estaría en disposición de poder endeudarse para proyectos de inversión importantes y necesarios para la ciudad sin necesidad de obtener autorización de ningún ministerio”.

Share