El alcalde de Chiclana, José María Román, ha visitado este lunes las instalaciones de Viandas Cádiz, en la avenida de la Industrial del polígono industrial del Torno. Ha estado acompañado por la delegada municipal de Fomento, Pepa Vela, y por los representantes de Viandas Cádiz, encabezados por Sabino Vázquez.

Durante la visita, el alcalde ha destacado que “para mí es un orgullo personal estar aquí, porque Sabino Vázquez es una marca muy potente, creada en unos tiempos en los que no se hablaba de congelados. La
evolución les lleva a ser Viandas Cádiz, una empresa con 1.500 metros cuadrados de nave, con más de 30 trabajadores y con un nivel de producción muy grande a nivel nacional e internacional”.

“Junto a la Chiclana del sol y playa, existen una Chiclana industrial y empresas como esta: una empresa familiar capaz de generar en la ciudad productos que hagan que la empresa sea puntera y en continuo crecimiento”, ha señalado José María Román. El alcalde ha reseñado que “esta visita era obligada para que la gente sepa lo que se hace en Chiclana, porque de lo contrario nos podemos crear una imagen distorsionada de nuestro municipio. Existen muchas cosas en Chiclana y las personas deben conocerlo”.

El alcalde también ha hecho mención a la bajada del paro en la ciudad durante el mes de junio, “disminuyendo en 612 personas, lo que nos hace estar cifras de 2008, pero con una población con 12.000 habitantes más que entonces y con cifras anteriores a la pandemia, momentos en el que Chiclana contaba con 4.000 habitantes menos. En esto tiene mucho que ver la labor que hacen las empresas. Los municipios se hacen fuertes cuando coinciden personas como Sabino y su familia, que son capaces de levantarse y por eso es un orgullo estar aquí”.

Viandas Cádiz

Por su parte, Sabino y Susana Vázquez han explicado que “la cadena de montaje está automatizada, con tres líneas, que son pescado en adobo, harinado y empanado, con buenos muelles de descarga, que es donde empieza la cadena. La producción se mide en kilos y la merma con los desperdicios es de casi un 40 por ciento. Primero seleccionamos en subasta, conocemos los barcos que vienen a subasta. Una vez que llega el producto, el secreto está en trocearlo y pelarlo a mano. Después, ese trozo de pescado lo metemos a que pierda agua, por lo que de un producto de cien kilos, como mucho, sacamos 45. Ahí reside el secreto de la calidad de Viandas Cádiz. Por eso nos cuesta tanto crecer, pero pasito que damos, pasito que se queda, porque el cliente no cambia. No queremos vender cantidad, sino calidad y por eso nuestra clientela es muy estable”.

           

Share