Profesionales del Área de Gestión Sanitaria de Jerez, Costa Noroeste y Sierra de Cádiz han publicado recientemente en la revista científica Prevención del Tabaquismo, un estudio en el que analizan la evolución del hábito tabáquico en embarazadas. El trabajo ha sido coordinado por la psicóloga y técnico de promoción de la Salud del Área, Josefa Rojas, y en él han participado personal de la Unidad de Prevención, Promoción y Vigilancia de la Salud, de Ginecología, de Neumología así como el equipo de matronas de los centros de Atención Primaria.

Durante 2021, en plena pandemia, los profesionales han llevado a cabo un trabajo intenso para recabar el estado del consumo de tabaco en las mujeres embarazadas del Área, para poder determinar la prevalencia del tabaquismo en esta etapa. En ese sentido, se captaron 1.173 pacientes para el estudio, lo que representa el 35,06% de embarazos en el Área.

Una vez analizados los datos, se determinó que el 31,2% de estas mujeres se confesó fumadora activa, siendo ex fumadoras el 9,5% y nunca fumadoras, el 59,3%. El consumo es de una media de 11 cigarrillos al día.

Asimismo, se recoge que al conocer su estado de gestación, el 50,8% de las fumadoras dejó su hábito y que el porcentaje de fumadoras durante la gestación asciende a un 15.5% del global, con un consumo medio de 5 cigarrillos diarios.

Los profesionales documentaron un antecedente de abortos previos en 336 pacientes de las entrevistadas, y se evidenció un porcentaje mayor de estos eventos en las pacientes que confesaron fumar durante el embarazo.

Estudio previo en 2009

En esta Área ya se desarrolló en 2009 un estudio de prevalencia, recogiéndose datos en aquella ocasión en 1739 pacientes durante el primer trimestre de gestación con un porcentaje de fumadoras del 19,1%.
El 33,6% de la muestra declaró entonces ser fumadora antes de conocer su estado (el abandono de tabaquismo se cuantificó en 49,6%).

Por ello, señalan los autores que en el nuevo trabajo, aunque con leves cambios, no se está aún en una situación aceptable, ya que la prevalencia de mujeres que fuman durante la gestación fue del 15,5% de la muestra total. Si bien el 50,8% de las pacientes fumadoras abandonaron su hábito al conocer su estado, la exposición en el hogar al aire contaminado por humo de tabaco (ACHT) es alta, porque un 41,4% de las parejas son fumadoras.

Así, apuntan que es fundamental intensificar las medidas para conseguir que el abandono del tabaco en ambos progenitores sea la primera medida a abordar desde el momento en que se plantea tener descendencia.

El trabajo se puede consultar en la web de la Revista del Área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).