El Ayuntamiento de Cádiz ha programado una serie de actividades para conmemorar una fecha desgraciadamente especial como es el 75 aniversario de la Explosión de 1947, en la que más de 150 gaditanos perdieron la vida y otros 5.000 resultaron heridos. 

La Delegación de Cultura y Fiestas llevará a cabo el 18 de agosto, día de la efeméride, una ofrenda floral a las 11.00 horas en el monumento dedicado a las víctimas situado en la plaza de San Severiano, además de aumentar considerablemente el número de visitas guiadas durante toda la semana a la exposición permanente que se encuentra en el Castillo de Santa Catalina. 

Dichas visitas se celebrarán entre los días 15 y 18 de agosto a las 11.00 y a las 19.00 horas y el 19 de agosto a las 11.00. Todas las visitas estarán concertadas a través del correo electrónico habilitado para la exposición, visitas.explosion1947@cadiz.es

Homenaje a las víctimas

La concejala de Cultura y Fiestas, Lola Cazalilla, ha explicado que “desde el Ayuntamiento entendemos que la mejor forma de homenajear a las víctimas en este 75 aniversario es acercar la realidad y dar a conocer lo sucedido en mayor profundidad a la ciudadanía. Consideramos que ese es el mayor homenaje, que la gente de Cádiz tenga conciencia de la gravedad de lo ocurrido en la ciudad”. 

Cazalilla ha argumentado que, más allá de los homenajes puntuales y de actos protocolarios como la ofrenda floral, “queremos que esta tragedia sea conocida y por eso hemos hecho este esfuerzo durante toda una semana y en horario de mañana y de tarde, para facilitar que los gaditanos y gaditanas y cualquier persona que visite la ciudad conozca de primera mano y de manera profunda la realidad que vivieron las víctimas de la explosión”. 

La exposición permanente sobre la Explosión de 1947 trata de reflejar la magnitud de una catástrofe que, además de los terribles daños personales causados, arrasó buena parte de la zona de Extramuros de la ciudad. Más de 2.000 edificios resultaron afectados por una deflagración que llegó a verse en toda la Bahía de Cádiz, Huelva y pueblos de Sevilla. En la muestra pueden encontrarse objetos personales de las víctimas, fotografías y documentos originales, además de una gran maqueta de cómo era el Cádiz de la época.