El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz ha pedido a los representantes sindicales de la Policía Local que “tengan sentido común y no secuestren a la ciudadanía”, tras conocer por la prensa que dichos representantes han solicitado a la plantilla que no realicen voluntariamente servicios extraordinarios en dos eventos en los que se espera una masiva afluencia de público como son la procesión magna y la competición SailGP

El Gobierno Local ha recordado que se les solicitó a los sindicatos que “presentaran una propuesta de mejoras laborales y para la RPT, pero aún no han abordado este asunto con los otros sindicatos”. Ya en el mes de junio “se les emplazó a alcanzar un punto de acuerdo que les pareciera bien a todas las partes. Son ellos los que tienen que poner el acuerdo encima de la mesa, si presentan una propuesta de consenso la aceptaremos”. 

Desde el Equipo de Gobierno se ha añadido que “ya se sabe que saben protestar muy bien, pero que demuestren también que saben trabajar, que para eso están los sindicatos. En siete años que llevamos nunca han estado contentos. No es lógico que un colectivo con unas condiciones de trabajo más que dignas esté siempre instalado en el conflicto continuo”. 

Además, el Gobierno municipal ha respaldado las declaraciones del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz, que ha pedido “altura de miras” al colectivo policial de cara a una procesión Magna que reunirá a miles de personas en las calles, y ha destacado también la importancia “social y económica” de un evento como SailGP. 

Invitación a negociar

Por ello ha insistido a los sindicatos en que “se sienten, que sean los que den el paso. Después de que este Equipo de Gobierno se dejara la piel para intentar llegar a un acuerdo que no fue posible, que sean ellos los que aprovechen una oportunidad que nunca se les ha dado y decidan las mejoras laborales de sus compañeros y compañeras”. 

Sin embargo, “los sindicatos de policía local no han dudado en tomar a los gaditanos y las gaditanas como rehenes si con eso consiguen su objetivo de incrementar su sueldo en un millón de euros por hacer exactamente el mismo trabajo. Ya se les recordó que primero tenían que sentarse con el resto de fuerzas sindicales y elaborar un documento conjunto que el Ayuntamiento avalaría sin más, pero nuevamente han optado por la extorsión y el chantaje. Cádiz no se merece unos dirigentes sindicales así”.