El Ayuntamiento de Cádiz, ha querido informar de medidas preventivas para evitar los contagios del virus del Nilo Occidental, una enfermedad que se contagia a través de la picadura de mosquitos y que, por eso, empeora durante el verano.

Aunque la ciudad se encuentra en el nivel de riesgo 1, que implica un peligro de afectación humana muy bajo, y ya cuenta con la diagnosis realizada por la empresa Athisa, adjudicataria del Control de Plagas Urbanas, las altas temperaturas hacen necesaria la colaboración ciudadana para evitar las aguas estancadas. La Bahía de Cádiz está rodeada de parques naturales y marismas en las que las aves también pueden ser los vectores de transmisión de dicho virus, ya que los mosquitos se contagian cuando se alimentan de aves infectadas.

Evitar aguas estancadas

La primera y principal recomendación es, por tanto, evitar los focos de agua estancada, ya que los mosquitos picadores durante sus fases juveniles se encuentran en agua estancada, en focos domésticos que pueden ir desde cubos, latas, depósitos y fosas sépticas mal tapadas, hasta fuentes y piscinas fuera de la temporada de baño.

Para evitar dicha proliferación de mosquitos en el hogar resulta importante no guardar en el domicilio macetas, cubos o recipientes que puedan acumular agua y, en caso de que sea imprescindible, conviene vaciarlos cada dos semanas. Si no es posible su vaciado, caso de estanques, piscinas o fuentes ornamentales, se recomienda controlar la cría de mosquitos utilizando métodos de cloración del agua o usando a peces que se alimenten de las larvas de estos insectos.

Por otra parte, para evitar las picaduras se recomienda emplear telas mosquiteras en ventanas y puertas y usar ropa que cubra la piel, principalmente a la caída de la tarde. También conviene dejar la luz apagada si tenemos la ventana abierta, ya que los mosquitos acuden a la luz, mientras que en el exterior conviene mantenernos alejados de espacios donde haya agua estancada sin tratar, como desguaces, fuentes, piscinas hinchables, estanques, lavaderos o agujeros de árboles. Finalmente, se recomienda usar repelentes contra mosquitos, especialmente si nos encontramos en una zona en la que abunden y en las horas en las que pican con mayor frecuencia, a la caída de la tarde o durante la noche. Es importante seleccionar los productos registrados para uso doméstico y si se utilizan aerosoles, airear bien las habitaciones.

Para más información, pueden consultar la web oficial de la Delegación Territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, competente en la materia de control y vigilancia de enfermedades transmisibles de declaración obligatoria.

El Virus del Nilo Occidental

El virus del Nilo Occidental (VNO) puede causar en los casos más graves fiebre alta, dolor de cabeza, rigidez en el cuello, estupor, desorientación, coma, temblores, convulsiones, debilidad muscular, pérdida de la visión, entumecimiento y parálisis. Estos síntomas pueden durar varias semanas y los efectos neurológicos podrían llegar a ser permanentes, según los expertos.

Aunque la mayoría de las personas no presentan síntomas, uno de cada cinco infectados por el VNO puede sufrir síntomas leves como fiebre, dolor de cabeza, dolor en el cuerpo, náuseas y vómitos, ocasionalmente con hinchazón en las glándulas linfáticas o erupción en el pecho, el abdomen y la espalda. Estos síntomas suelen durar unos días y se manifiestan entre 3 y 14 días después de haber recibido una picadura de un mosquito infectado. Esta enfermedad no se propaga por el contacto casual, como tocar o besar a una persona con el virus.