El Ayuntamiento de Cádiz, a través de Procasa, ha culminado un informe técnico para determinar la viabilidad y el coste de la instalación de paneles fotovoltaicos en todo el parque de viviendas de la propia empresa municipal. Este estudio se ha realizado con el objetivo del autoconsumo de energía eléctrica para el desarrollo de las energías renovables en la ciudad.

La situación de partida que aduce el informe es que los 137 edificios de propiedad del Ayuntamiento de Cádiz y los 22 de la Junta de Andalucía, que también gestiona Procasa, no tienen placas de contribución energética ni para agua caliente sanitaria -lo que se conoce como ACS-, ni fotovoltaica.

Análisis inicial y estimaciones

En concreto, de los 32 edificios de Procasa, hay 10 que están dotados de contribución energética para ACS, pero no con paneles fotovoltaicos. Según certifica el estudio, las dos construcciones más recientes, Botica 29 de Procasa y Dr. Marañón, de propiedad municipal, cuentan con ambas. El estudio ha calculado las potencias de los paneles fotovoltaicos a ubicar en la cubierta de los edificios, teniendo en cuenta las limitaciones de espacio por sombras, castilletes y demás elementos arquitectónicos.

Por otro lado, hace mención a las potencias estimadas de los inversores, que, aproximadamente, será la potencia máxima que se pueda obtener con los paneles de la cubierta, así como la estimación de los costes de la instalación, que puede variar por la coyuntura de los materiales.

Debido a que buena parte de viviendas públicas se vendieron en anteriores gobiernos municipales, la aprobación de al menos la mitad de las instalaciones estaría condicionada a lo que determinen las mayorías en las Juntas de las Comunidades de Propietarios. De darse la aprobación en todas las comunidades de propietarios, la inversión municipal en todo el conjunto de viviendas que gestiona Procasa sería de 2.436.722,2 euros.

Impacto visual

El informe técnico también ha analizado el impacto visual que puede tener la colocación de placas fotovoltaicas en la ciudad. Determina que el impacto de dichas placas en los edificios de extramuros es nulo si se colocan a 3 metros de distancia de la fachada.

En cuanto al impacto que pueda tener en los edificios dentro del espacio de Casco Antiguo, a excepción de los situados en la calle Sopranis 14 y Cruz 11, es considerado nulo si se colocan a tres metros de distancia de la fachada y existe un pretil de al menos un metro de altura. En el caso de los inmuebles antes citados, deberán valorarse otras alternativas o bien optar por su no instalación.

Toda vez que el Ayuntamiento de Cádiz y Procasa han recibido toda la información, la presidenta de la empresa municipal, Eva Tubío, ha sostenido que este trabajo servirá de base para incluirlos dentro de los nuevos proyectos Next Generation.

“El objetivo es el fomento de la eficiencia energética de cara a ir implantando paulatinamente estas energías renovables en todas las comunidades en las que exista acuerdo y no tengan impacto visual”, ha argumentado la también concejala de Vivienda. De esta forma, según Tubío, “la institución municipal daría ejemplo con su propio parque de vivienda”.