El pasado viernes 21 de agosto, el Ayuntamiento de Jerez confirmaba el cierre temporal de las instalaciones del Zoológico por los positivos en Virus del Nilo en un ejemplar de quebrantahuesos y en buitre negro del Zoobotánico Jerez. Todo comenzó los días 11 y 13 de agosto, cuando se detectó sintomatología de afección del sistema nervioso central en estas especies. Esta sintomatología era compatible con enfermedad del virus de Nilo occidental, y coincidía en el tiempo con los brotes aparecidos en las provincias de Cádiz, Sevilla y Huelva.

Desde el primer momento, las dos aves fueron aisladas y puestas en tratamiento frente al virus del Nilo, pero falleciendo a los pocos días.

Para el estudio post-mortem estuvieron presentes veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria, así como de la Delegación Territorial de la Junta de Andalucía competente en Sanidad Animal, con quien se ha estado, en todo momento en estrecho contacto y con una comunicación fluida y transparente. Durante el estudio post-mortem se realizó la necropsia y los veterinarios oficiales tomaron muestras de diferentes órganos para enviar al laboratorio de referencia en Algete. Los resultados llegaron a los pocos días siendo positivo en ambos casos.

El delegado del Zoobotánico, Rubén Pérez señala que “en todo momento se ha actuado con prudencia y profesionalidad en este asunto y, en aras de la transparencia y, sobre todo, siempre teniendo como prioridad la seguridad y salud de visitantes y trabajadores, y como medida totalmente garantista, se decidió el cierre de las instalaciones hasta tanto en cuanto la Junta de Andalucía, que tiene las competencias en materia de salud pública, informe e indique los protocolos a seguir para poder abrir”.

Asimismo, ha resaltado el siempre importante trabajo preventivo que se lleva a cabo en el Zoo consistente en una vigilancia epidemiólogica de todas las enfermedades y puesta en marcha de protocolos de prevención, que “como se ha puesto de manifiesto con la prontitud con la que se ha actuado ha funcionado perfectamente·.

Por último, el delegado desea tranquilizar a los vecinos de la zona en la seguridad que el protocolo se ha activado adecuadamente e inmediatamente se han extremado las medidas de vigilancia epidemiológicas en estas instalaciones “siempre pensando que la seguridad es nuestra prioridad”.

 

Vigilancia epidemiológica y protocolo de prevención de enfermedades

 

Desde el Zoobotánico se pone de manifiesto que el virus del Nilo occidental es un virus que mantiene algunos tipos de aves como reservorios, como las paseriformes y aves acuáticas. La picadura de mosquitos a estas aves reservorios pueden hacer que el mosquito infectado pueda transmitir el virus a personas u otros animales vertebrados. No todas las personas ni todos los animales a los que pica el mosquito manifiestan la enfermedad, que solo se observa en especies que pueden ser sensibles a padecerlas como personas, caballos y otras especies de aves, como es el caso del quebrantahuesos y buitre negro.

Los servicios veterinarios del Zoobotánico en colaboración con la la Delegación Territorial de la Junta de Andalucía competente en Sanidad Animal llevan desarrollando las labores de vigilancia epidemiológica de todas las enfermedades incluidas en la directiva Europea 92/65 CEE, también conocida como directiva Balai. Siguiendo las indicaciones de esta directiva cada año un porcentaje de mamíferos y de aves son chequeadas de todas estas enfermedades, entre las que se incluye el virus del Nilo occidental, con resultado negativo.

Se da la circunstancia que dos semanas antes se habían enviado 59 muestras de diferentes especies de aves dando todas negativas al virus del Nilo occidental y al resto de enfermedades de declaración obligatoria. Debido a la aparición de los brotes en la provincia de Cádiz, se volvieron a tomar más muestras de aves con resultado también negativas. Fue varios días después cuando se observaron los síntomas en estas dos aves, por lo que inmediatamente se extremaron las medidas de vigilancia epidemiológicas en estas instalaciones.

Además de estas medidas de control y vigilancia epidemiológica, desde que se detectó el virus del Nilo occidental en caballos de la comarca de Jerez, el Zoobotánico lleva colaborando con los servicios veterinarios oficiales de la Junta de Andalucía en el control de un grupo de gansos del propio zoo que sirven como centinelas cada año para detectar la presencia del virus. A este grupo centinelas de gansos se les extrae sangre cada 45 días durante la época de presencia del mosquito en nuestra zona, sin que haya habido ningún positivo, hasta el momento y, que hace sospechar, al servicio veterinario del Zoo, que los dos casos positivos encontrado en quebrantahuesos y buitre negro ha sido algo accidental y, en ningún caso se trata de un brote de la enfermedad en nuestro zoo.

El Zoobotánico cuenta con un protocolo de prevención de enfermedades, entre las que se incluye la fumigación con insecticidas aprobado para su uso en animales para el control de artrópodos que puedan transmitir enfermedades por picadura.

Tras este incidente de virus del Nilo occidental en dos aves del zoo se han endurecidos las medidas de prevención con la fumigación semanal de todas las instalaciones zoológicas, eliminación de aguas estancadas y cambio de aguas en charcas de los animales para evitar o disminuir la cantidad de mosquitos mientras dure la época de temperaturas óptimas para estos insectos.

En cuanto al personal del zoo, se le ha dado indicaciones de prevención de picaduras de insectos, en especial en las primeras horas del día y últimas de la tarde, llevando ropa que cubra piernas y brazos y el uso de repelentes.

Leer también

Un hombre de 46 años ingresa en el hospital tras el incendio de un piso en San Fernando

Un hombre ha resultado afectado y ha tenido que ser evacuado en la noche de este miércoles…