La alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada, quiere dar un paso al frente para buscar lo antes posible la solución que permita recuperar la icónica Ermita del Cerro de los Mártires de la ciudad, y por eso ha solicitado lo antes posible una reunión al Obispado de Cádiz, propietario y titular del templo isleño, “con la voluntad de avanzar en la búsqueda de soluciones y de contribuir y colaborar en las mismas condiciones”.

Cavada ha dejado claro que el Gobierno municipal ha estado desde el principio en primera línea a la hora de trabajar por la recuperación de la ermita, “y por eso ya nos implicamos con la comisión pro-restauración e incluso propiciamos acuerdos como el de la Fundación Cajasol, que ha permitido realizar los primeros trabajos y catas”.

Con ese mismo espíritu, la regidora ha apuntado que ya se ha pedido una reunión al Obispado de Cádiz “porque como alcaldesa tengo la voluntad de colaborar en las mismas condiciones que sus titulares en la rehabilitación de la ermita, y por eso hemos pedido mantener este encuentro en el que trasladaré nuestra predisposición a contribuir en esta actuación”.

Del mismo modo, Cavada ha contactado directamente con el arquitecto que se ha encargado de realizar el informe en el que se recoge la situación actual del inmueble, así como las principales deficiencias y posibles soluciones, para interesarse por las principales conclusiones y solicitarle que remita al Ayuntamiento este documento con objeto de estudiarlo con detalle, tal como ya ha hecho con el Obispado de Cádiz que es el propietario del histórico edificio.

Preferencia por la rehabilitación

Tal como ha puesto de relieve la alcaldesa, la Ermita del Cerro es un templo muy vinculado a la ciudad, que es símbolo del fervor popular y en el que se rinde culto a los copatrones de San Fernando, San Servando y San Germán.

Además, “por si los valores religiosos fueran pocos, este templo también forma parte de la estampa mental de los isleños e isleñas y de un imaginario común, y atesora un valor identitario, paisajístico y sentimental que sin duda debemos tener en cuenta a la hora de optar por cualquier alternativa, con el objetivo de que siempre conserve esa misma identidad”, ha añadido Cavada.

En este sentido, la regidora no ha ocultado que “si tengo que dar mi opinión optaría por la rehabilitación de este templo histórico, por el valor sentimental que tiene para isleños e isleñas y, sobre todo, porque hoy en día existen muchas técnicas constructivas novedosas e innovadoras para afrontar las diversas patologías (y de forma más sostenible). Este aspecto será algo que podremos analizar más adelante desde el punto de vista técnico y jurídico, teniendo en cuenta el grado de protección que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) establece para el inmueble”.

En palabras de la primera edil, “ahora toca centrarnos en lo fundamental, tomar las riendas y no dilatar la búsqueda de soluciones, y en este sentido reitero que desde el Ayuntamiento vamos a estar en primera línea en este asunto, como ya hemos estado desde el principio, y tal como nos comprometimos con la comisión pro-restauración”.