El Ayuntamiento de Cádiz informa que hoy, 17 de octubre, ha sido publicado en el Boletín Oficial de la Provincia la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para evitar la excesiva turistificación en la ciudad. Una limitación que afecta tanto a los pisos turísticos, como a las VFTs (Viviendas con Fines Turísticos). Esta publicación viene tras la aprobación, en un sesión plenaria extraordinaria, de esta modificación, que ha ocurrido meses después de que se iniciara el trámite y de que, desde entonces, entrase en vigor una moratoria que ya de por sí ha generado el efecto que se pretendía desde el Ayuntamiento. 

“Venía en nuestro programa, dimos nuestra palabra e hicimos una promesa. Dijimos que regularíamos las viviendas y los apartamentos turísticos. Los regularíamos para que no expulsaran a más vecinos y vecinas de nuestros barrios, para frenar, en la medida de los posible, los alquileres abusivos, para poner los cimientos de un turismo de convivencia y no abusivo”, ha recordado el alcalde, José María González. Al tiempo, ha dejado claro que “no se prohíbe el turismo en ningún momento”, sino que se regula  para que su crecimiento no suponga “una amenaza al derecho a la vivienda y al derecho de los gaditanos y gaditanas a vivir en su propia ciudad”. “Este paso no es contra el turismo, sino por un turismo de convivencia”, ha incidido.

Equilibrar el derecho a vivir en Cádiz

Para el concejal de Urbanismo, Martín Vila, este hito supone equilibrar el derecho a vivir en Cádiz con la economía, “regulando la actividad y poniendo límites para que la ciudad no se convierta en un parque temático”. En estos meses de moratoria, quince propuestas de pisos turísticos se han reconvertido a promociones de vivienda, y locales vacíos o fincas no residenciales están albergando usos turísticos.

Así las cosas, en el casco histórico sólo podrán implantarse nuevos pisos turísticos y VFTs en fincas Grado 0 y 1. Por su parte, en extramuros sólo podrán implantarse en planta baja, primera y segunda. “De este modo, eliminamos la presión turística de gran parte del suelo residencial protegiendo a los vecinos y vecinas, que en este tiempo han visto cómo la especulación sin control podría expulsarlos”, ha argumentado Vila. 

Con esta iniciativa se trata de avanzar en la defensa de la vivienda en la ciudad, aunque, como ha apuntado el edil, no es la única solución. “Es importante no vender vivienda social como hacía el PP en su día, avanzar en el alquiler social e impulsar nuevas promociones de vivienda protegida, y que las demás administraciones formen parte de la solución”, ha recalcado Vila.