Victoria-cadiz-en-Balaidos

Con mucho sufrimiento en la segunda parte pero una gran primera mitad, el Cádiz hizo lo que se le pedía en Balaídos y logró una victoria que vale su peso en oro ante un Celta de Vigo que se hunde en la clasificación. Los de Cervera sufrieron en los últimos minutos para mantener una victoria que parecía muy cerca con los goles de Choco y Pacha Espino en la primera parte.

Hasta el final sufrieron los de Cervera con dos balones al larguero del Celta de Vigo que mereció más. En esta ocasión, los cadistas aguantaron de la mejor manera posible, con una primera parte muy buena, pero sufriendo otra vez en la segunda mitad. En esta ocasión el travesaño, por dos veces, evitó la igualada de los gallegos. Es importante la victoria por la forma y por el momento.

Porque el Cádiz volvió a sufrir. Puede, incluso, que no lo mereciera. Más que nada porque los de Coudet apretaron a la mejor versión de un Cádiz que presentó novedades inesperadas con Chust y Bastida en el inicio y Álex y Negredo en el banquillo. Se la jugó Cervera pero le salió bien la jugada en la primera parte donde el balón parado y la contra del hondureño Choco Lozano (se marchó con molestias) parecían sentenciar el choque.

Una segunda parte con sufrimiento

Pero este Cádiz no es el Cádiz sin sufrimiento. Y otra vez se empeñó en mutar a una versión más extraña en la segunda parte. No salían a la contra, se encerraron atrás pero el larguero evitó el desastre. La suerte estuvo del lado amarillo que necesitaba la victoria, lo mismo que el Celta. El fútbol es un estado de ánimos y en Vigo no anda bien mientras que en Cádiz parece que es oro todo lo que reluce.

Sin embargo hay mucho por trabajar. Mucho por cambiar con Alarcón comandando el centro del campo, Pacha en plan estelar y un entrenador que sigue insistiendo en una idea que es el único camino para conseguir el objetivo. Con o sin sufrimiento, la victoria supone un aire más que necesario para los amarillos que afrontan con menos urgencias el duelo ante el FC Barcelona.

FICHA TÉCNICA:

RC Celta de Vigo: Dituro, Hugo Mallo, Murillo, Fontán (Nolito, 45’), Galán, Solari, Denis Suárez (Brais, 46’), Tapia, Cervi (Galhardo, 46’), Santi Mina y Iago Aspas.

Cádiz CF: Ledesma, Iza, Haroyan, Chust, Espino, Fali (Álex, 71’), Bastida (Jonsson, 71’), Alarcón, Salvi (Negredo, 82’), Lozano (Arzamendia, 55’) y Sobrino (Osmajic, 71’).

GOLES:
0-1 Lozano, Min. 37; 0-2 Espino, Min 41; Santi Mina 1-2 Min 65
Árbitro: Díaz de Mera (castellano-manchego) que amonestó a Thiago (47’), Brais Méndez (88’) en el Celta y a Sobrino (46’), Haroyan (52’), Alarcón (60’) en el Cádiz CF.

Leer también

Preacuerdo en el sector del metal entre patronal y sindicatos

Nueve días de huelga, batallas campales, negociaciones, reproches políticos, lágrimas, tit…