La victoria en Éibar coloca al Cádiz líder de Primera División con catorce puntos, los mismos que la Real Sociedad. Un hito histórico a la altura de un recién ascendido que ha arrancado el campeonato de manera brillante, con cuatro victorias a domicilio en las cuatro salidas que ha tenido. Un dato abrumador para un conjunto liderado por una idea fija, afianzada y trabajada desde hace años de la mano de Álvaro Cervera y que ha conseguido colocar líder de la máxima categoría con su estilo cerveriano.

Las claves de este Cádiz se van descubriendo poco a poco. Sin embargo, por La Tacita de Plata y en la Liga Smartbank conocen bien al equipo y a su entrenador. Del Cádiz, dijo Mendilíbar que “hace pocas cosas pero las que hace las hace muy bien”. Mejor definición imposible. Puede parecer que el equipo cadista hace poco pero lo que nunca deja de hacer es correr, presionar ni creer. Y si hay algo que no quiere es la posesión.

Es líder tras derrotar vencer en El Alcoraz, La Catedral, Valdebebas y al Éibar en Ipurúa. Es el mejor arranque como visitante de la actual Liga, una circunstancia que contrasta con la ausencia de victorias en el Ramón de Carranza y que es la verdadera cuenta pendiente. Aunque más de uno firmaría ganar todo lo de fuera para lograr la salvación, que es el verdadero objetivo de la temporada y que no descompondrá nunca la hoja de ruta marcada por Cervera.

Y es que si hay un artífice auténtico de este Cádiz y este liderato, es el técnico nacido en Santa Isabel (la actual Malabo). Su idea siempre ha sido la misma en Segunda y lo sigue siendo en Primera. Y lo ha hecho sin plegarse nunca a las críticas (las ha tenido en abundancia) que le exigían algo más parecido a un estilo “no tan defensivo”. Por suerte, er Gafa cuenta con una legión de incondicionales que le consideran Capitán General y el máximo exponente de lo que es el Cádiz.

Para quien no conoce lo que antes ha hecho el Cádiz, lo está viendo ahora. La fiabilidad en los planteamientos van de la mano y salen reforzados con la honestidad del que defiende a su familia y sus reglas. La Lucha no se negocia comenzó tras la escapada furtiva de un jugador del hotel de concentración de pretemporada en la segunda temporada de Cervera. Ahí dejó claro su postura en una charla que hace del Cádiz lo que es el Cádiz. “Conmigo se pueden negociar las salidas, los horarios para entrenar, los descansos…pero nunca la lucha. La lucha no se negocia”.

Artículo publicado en MARCA.

Leer también

Un “matagigantes” habita en La Tacita de Plata

La victoria del Cádiz CF ante el FC Barcelona ha roto varios registros históricos y ha vue…