El alcalde de Cádiz, José María González, y la concejala de Mercados, Montemayor Mures, han asistido hoy a la puesta en servicio de los dos nuevos módulos de baños construidos en la primera planta del Mercado Central de Abastos, lo que supone “una mejora importante de las instalaciones para garantizar la accesibilidad universal” y, al mismo tiempo, confirma el compromiso del Equipo de Gobierno con el comercio de cercanía y de proximidad. 

“Desde hoy mismo tenemos un mercado más moderno, mejor equipado y más accesible para todos y todas”, ha señalado el alcalde. De esta manera, los aseos pasan de estar en la planta baja (sótano) a la primera planta, lo que supone “evitar escaleras, modernizar las instalaciones y, además, se da respuesta a una de las aspiraciones que tenían los detallistas prácticamente desde que se inauguró el mercado tras su remodelación”. 

La construcción de los dos nuevos módulos de aseo ha supuesto una inversión de unos 38.000 euros con cargo al Plan Invierte de la Diputación. Se ubican en lo que antiguamente eran los puestos 100 y 101, ya que se encontraban sin concesión administrativa y se consideraba la ubicación más idónea para este uso. “Estamos muy contentos de los pasos que, siempre de la mano de Asodemer y de los comerciantes, vamos dando en la mejora de las instalaciones y de los servicios que aquí se ofrecen”, ha subrayado el alcalde. 

Modernización y recuperación de los mercados

En este sentido, tanto el alcalde como Mures se han referido al “papel fundamental que juegan los ayuntamientos en la modernización y la recuperación del prestigio de los mercados como lugares no solo de compra, sino también como lugares de encuentro, de socialización y como atractivo turístico”. Tanto es así que, tal y como han comentado, el Mercado Central se ha convertido a día de hoy en el segundo edificio más visitado de la ciudad de Cádiz. 

Han incidido en que la apuesta por los mercados es también “una apuesta clara por el empleo, porque los mercados son también un motor dinamizador del entorno”, tal y como se ha puesto de manifiesto en todo el perímetro con la reforma de la plaza y su adaptación comercial con el rincón gastronómico. 

Mejorar el comercio minorista

Según han indicado, el Ayuntamiento es consciente de que el comercio minorista necesita proyectos para aumentar la eficiencia, la competitividad, la calidad de sus servicios y hacer más cómoda la compra. En este punto, han aludido a ejemplos recientes como los propios aseos nuevos, los paneles de policarbonato de la cubierta para evitar la entrada de agua con las lluvias o el reconocimiento de las instalaciones como zona cardioasegurada, pero también a proyectos en los que actualmente se está trabajando y que se van a traducir, por ejemplo, en “un apoyo claro al reparto a domicilio que están promocionando los minoristas de los excelentes productos que se venden aquí”. 

Igualmente, han hecho referencia a otro proyecto en marcha para la instalación de taquillas para que las personas usuarias puedan dejar sus compras y recogerlas después de disfrutar tranquilamente de la amplia y variada oferta del Mercado Central, lo que supone, en definitiva, “más valor añadido”. 

Finalmente, han incidido en el compromiso del Equipo de Gobierno con los mercados y con el comercio de cercanía y de proximidad, asegurando que no decaerá el esfuerzo para “seguir concienciando a la ciudadanía de la importancia de consumir local, del consumo responsable y el comercio tradicional, ya que nuestro comercio local forma parte de un circuito que genera empleo y riqueza en la ciudad”.