El Museo Iconográfico e Histórico de las Cortes y Sitio de Cádiz avanza en el proceso de restauración integral al que está sometiendo el retrato de María del Rosario Cepeda y Mayo. El cuadro representa a la escritora y poetisa, regidora honoraria de Cádiz, nacida en esta ciudad en 1756 y fallecida en Madrid en 1816. La obra a restaurar es un óleo sobre lienzo de mediados del siglo XIX -hacia 1855 de autoría desconocida-, montado sobre bastidor de pino, con marco dorado con moldura de fabricación reciente.

La pieza presentaba al inicio del proceso de restauración roturas y pérdidas de material en el lienzo original en toda la parte inferior, con cuarteados y desprendimientos de capa pictórica en esta zona. Las orillas del lienzo de reentelado están encoladas al bastidor en los laterales y zona trasera. El lienzo está clavado por la parte delantera del bastidor presentando un montaje bastante deficiente. 

Tenía también una capa de barniz oxidado y oscurecido, mal aplicado, que se conserva de manera desigual, con marcas de chorreones sobre la superficie de la capa pictórica. Además, se observan repintes generalizados en diferentes zonas de la superficie, así como algunos desgarros por golpes. Igualmente, el reverso presenta manchas de humedad en la parte superior y moho en la mitad inferior.

Con sistema de cuñas para tensado, el bastidor acumula suciedad y ha sido atacado por xilófagos. La enmarcación original no se conserva y fue sustituida por un marco moderno de fábrica en algún momento de los años 70.

Propuesta de restauración

La restauración propuesta conlleva el desmontaje de la obra del marco, además de la eliminación de anclajes metálicos, limpieza mecánica previa y engasado de protección, para evitar desprendimientos de la capa pictórica durante su manipulación.

Además, está previsto limpiar la tela por el reverso de la obra mediante sistema mecánico, y eliminar manchas de humedad y moho. También se actuará para retirar el  polvo acumulado en el embolsamiento de la parte inferior. Y se procederá al alisado del lienzo, fijación y consolidación de la capa pictórica mediante presión y calor controlados. Se eliminarán las deformaciones y la capa de protección -que se añadió para su correcta manipulación- que cubre la capa pictórica. 

Se procederá también  a la reintegración matérica y adhesión de las zonas del lienzo original despegadas del reentelado, así como a la colocación de cuñas en el bastidor y tensado del lienzo. Se sumará la limpieza y la eliminación de los barnices oxidados que cubren la capa pictórica mediante procedimiento mecánico y químico.

Por último, se llevará a cabo la reintegración matérica y cromática de las zonas afectadas, mediante aparejo y pigmentos al barniz reversibles, y también el barnizado de protección final con barniz de resina dammar. 

En el bastidor se realizará la sustitución o reposición de cuñas deterioradas o desaparecidas. Limpieza y tratamiento antixilófagos.

Por su parte, el marco será sometido a una limpieza y tratamiento antixilófagos de las maderas, limpieza de la superficie, montaje de la obra, colocación del lienzo en su enmarcación mediante anclajes de metal inoxidables y protección entre metal y madera.