El Servicio Andaluz de Empleo ha adjudicado, mediante concurso público, la prestación de un servicio de atención integral y acompañamiento para la inserción sociolaboral de mujeres víctimas de violencia de género, dirigido a mejorar sus competencias personales y profesionales y su posicionamiento laboral mediante la implantación de unidades de intervención en todas las provincias.

En Cádiz el servicio ha sido adjudicado a la entidad “Acción Laboral” para su gestión, y cuenta con un presupuesto anual de 265.640,75 euros que puede ser prorrogado para otro año más.

Trabajo con psicóloga, trabajadora social y técnica de inserción laboral

La unidad gaditana tiene previsto atender durante un año a mínimo 189 mujeres víctimas de violencia de género donde  recibirán servicios de apoyo psicosocial, orientación, formación, intermediación, ayuda a la búsqueda de empleo, captación de ofertas de trabajo, y otras actuaciones que sean necesarias para reforzar su empoderamiento y su cualificación profesional. Esta unidad está atendida por tres técnicos: una psicóloga, una trabajadora social y una técnico de inserción laboral, con formación en integración laboral y experiencia en programas de intervención sociolaboral de este colectivo.

Este servicio está destinado a las mujeres que hayan sufrido víctimas de violencia de género y acrediten dicha condición. También deben encontrarse en el Servicio Andaluz de Empleo, estando desempleados u ocupadas, teniendo la demanda en alta o suspensión con intermediación y registrada la condición especial de víctima de violencia de género.

El SAE remitirá a las tutoras designadas en cada provincia un listado con los teléfonos de todas las mujeres inscritas que cumplan estos requisitos, para contactar y ofrecerles este servicio de atención integral y acompañamiento para la inserción sociolaboral.

Atención específica

El objetivo de estas unidades es facilitar la integración en el mercado laboral de aquellas mujeres que son víctimas de la violencia de género y que, por su especial situación de vulnerabilidad, requieren una atención específica, especializada y al margen de los circuitos generales de atención a los demandantes de empleo.

De ahí que el contrato, cuyo importe de licitación asciende a 2 millones de euros, se ha dividido en lotes provinciales, lo que va a permitir la puesta en marcha de unidades de intervención en cada provincia con objeto de proporcionar una atención cercana, teniendo en cuenta las dificultades del colectivo en cuanto a movilidad. Cada unidad de intervención, por tanto, estará ubicada en la capital de la provincia, aunque tendrán, también, carácter itinerante abarcando como mínimo el ámbito de influencia de las oficinas de empleo.

Para garantizar que las mujeres beneficiarias puedan asistir a las acciones que formen parte de su itinerario integral de atención, se les facilitarán servicios de conciliación en los que casos en los que tengan a su cargo menores o personas dependientes y transporte.