Las consecuencias del coronavirus han sido impactantes en todos los sectores, durante esos días de confinamiento en el que España se vio inmerso entre los meses de marzo y agosto, el teletrabajo se convirtió en una vía compatible para mantener las actividades de forma productiva ante la crisis económica.

Una medida para nada opcional sino necesaria y que fue novedad para muchos trabajadores españoles que tuvieron que incurrir en este nuevo modelo laboral.

Un estudio realizado por IvieLab, del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, sobre la base de encuestas y datos del INE, indicó que en 2019 solamente un 4.8% de los españoles trabajaba desde su hogar, esas cifras se dispararon durante el confinamiento que provocó la pandemia del coronavirus hasta un 34%.

La investigación destacó la singularidad de este incremento ya que las posibilidades de realizar esta modalidad de empleo se situaron en el 22.3% de los trabajadores en 2019, unos 4.4 millones de españoles, esto quiere decir que muchos se han visto obligados a adaptarse a este nuevo sistema de trabajo de forma improvisada y sin una planificación previa.

En comparación con otros países europeos, el porcentaje de trabajadores que el año pasado recurrieron a esta nueva modalidad en el país se situó por debajo de la media de la Unión Europea (5.3%). Países Bajos y Finlandia con son los que han tenido mayor porcentaje (ambos con el 14.1%) según afirma el estudio.

El porcentaje por puestos de trabajo

El total de los trabajadores que tienen puestos directivos pudieron hacer uso del teletrabajo, pero solamente el 21.9% aprovechó esta oportunidad en el 2019. Por otro parte, el colectivo de técnicos y profesionales podría recurrir en un 60%, pero solo lo hizo el 13.8%. Los contables y administrativos tenían un 43.6% y apenas el 1.5% incurrió en la opción del teletrabajo.

Sorprende el hecho de que la mayoría de los empleados que realizan tareas manuales o se emplean en la industria solamente pudieron recurrir al teletrabajo en el 3% de los casos, pero según el estudio, el 2.8% ha aprovechado esta oportunidad de incurrir en la nueva modalidad laboral.

Madrid, Cataluña y País Vasco las de mayor capacidad de teletrabajo en España

A nivel territorial también existe una distancia importante entre las posibilidades de poder incurrir en este nuevo modelo de trabajo. El tejido productivo marca la diferencia ya que aquellas regiones que están más orientadas a ocupaciones cualificadas y terciarias cuentan con mayor opción de teletrabajo.

Las comunidades con el mayor nivel de desarrollo económico en España, Madrid, Cataluña y País Vasco tienen una capacidad mucho mayor de teletrabajo que el resto de las regiones, con un 28%, 25.1% y 24.5% de posibilidades, respectivamente.

Sin embargo, aún teniendo este gran potencial, no llegan a ser las que más teletrabajo efectivo real desarrollaron en el 2019, Cataluña y País Vasco se situaron por debajo de la media del 4.8%, con un 4.6% y 4.3% respectivamente. En el caso de Madrid, la comunidad contó con el 5.1% de los empleados trabajando desde casa, por su parte, Asturias se situó en el 6.6% y en la Rioja la cifra fue del 3.6%.

Leer también

Coronavirus Cádiz: la provincia suma 9 fallecidos en una jornada con menos de 50 contagiados

El coronavirus en la provincia gaditana ha entrado en lo que podríamos llamar su ‘et…