Por-que-Conil-no-está-Cerrada

Verano y playa son sinónimos de turistas y de cierta recuperación económica. Por esta razón, en Conil se temía un cierre perimetral justo cuando más falta le hace recibir turismo. Sin embargo, la decisión de la Junta de Andalucía ha despertado el interés de todo el mundo por saber por qué una población con 1295.3 casos en los últimos catorce días por cada cien mil habitantes, no tiene cerrada toda su actividad.

La razón principal es la que tanto el alcalde, Juan Manuel Bermúdez, como el consejero de salud y familias de la Junta, Jesús Aguirre han esgrimido: la tasa debe tener en cuenta el aumento considerable de turistas que hay en Conil ahora mismo y que aumenta, por tanto, la población de la misma.

Fórmula matemática

No es de extrañar que haya satisfacción entre los empresarios hoteleros y la hostelería puesto que cerrar «no es una opción» para ellos. Pero el alcalde dio con la solución matemática. Dado que la tasa habitualmente se toma en base a los habitantes censados  – 23.000 en el caso de Conil-, y debido al incremento de turistas en verano que llegan a superar los 70.000, la tasa por parte de la Junta debería tener en cuenta esa cifra y no la primera. Y así lo han hecho.

De una forma un tanto controvertida, la Junta y el comité de expertos reunidos, decidieron «diluir» la tasa de incidencia con el incremento de estos turistas, sentando un precedente peligroso ya que otras localidades querrán el mismo criterio. Lo que es evidente es que la ciudad conileña disfruta ahora de un verano repleto de turistas, a pesar de tener uno de los peores datos en cuanto a contagios de toda la pandemia.

Share