La Diputación Provincial de Cádiz ha celebrado un año más el Día Internacional de las Mujeres, en este caso en un 8 de marzo marcado por las restricciones sanitarias a causa de la pandemia por el COVID-19, lo que ha obligado a celebrar el tradicional acto organizado por el Área de Igualdad de manera telemática.

La titular de la Diputación, Irene García, ha presidido la cita, acompañada por la diputada de Igualdad, Carmen Collado, y más de un centenar de representantes de ayuntamientos, mancomunidades y asociaciones de mujeres pertenecientes al Consejo Provincial de Igualdad, que se han conectado para seguir en directo un acto que “a pesar de la distancia física”, no ha perdido ni un ápice de su naturaleza reivindicativa.

Irene García ha defendido la emoción que le genera una conmemoración que cada año le hace plantearse “los elementos que han condicionado mi actividad pública feminista”, cuestiones que tienen como respuesta común la justicia, en un momento en que se recuerda “todo lo que la sociedad debe a las mujeres de este país”, porque “no hay ningún elemento que justifique que no exista la igualdad real”.

La presidenta ha manifestado que “la pandemia ha demostrado una vez más que las mujeres somos las grandes perjudicadas de un sistema que sigue siendo patriarcal y machista. Lo hemos visto en un confinamiento en que las mujeres hemos hecho un sobreesfuerzo en todo y que ha dejado a las claras que la pobreza, las desigualdades y los frenos siguen teniendo nombre de mujer”.

“No habrá construcción de un nuevo modelo en el que no haya diferencias si no hay una incorporación plena de las mujeres a todas las parcelas. Ese debe ser el gran aprendizaje que extraemos de esta pandemia”, ha dicho la que es la primera presidenta de la historia de la Diputación de Cádiz, que ha lamentado que “hayan tenido que pasar cuarenta años en una provincia como la nuestra, cuna de las libertades, para que una mujer esté al frente de una institución como esta”.

La presidenta ha dicho que “las mujeres estamos aquí para hacer las cosas diferentes. Porque el sistema no ha funcionado bien cuando se ha arrinconado al 50% de la población y se han limitado sus posibilidades. Cada día hay quien cuestiona el papel de las mujeres, por eso sigue siendo necesario celebrar el 8 de marzo”. En esa línea ha hecho un llamamiento a las asociaciones para trabajar de cara a incorporar al movimiento feminista a las mujeres jóvenes; a las mujeres periodistas para que dejen de ser los hombres los que pongan voz a las mujeres; a las empresarias y autónomas para que sus historias sigan inspirando a otras mujeres.

“Nos faltan horas, días y meses para agradecer el trabajo de tantas mujeres anónimas. La pandemia no puede ser una excusa para dejar la lucha por la igualdad. Este año no podemos llenar las calles, pero podemos llenar otros espacios, las redes sociales, nuestros balcones y ventanas, todo aquello que simbolice que la defensa de la igualdad debe ser tarea de todos. La Diputación de Cádiz seguirá trabajando para que trabajemos unidos y seamos muchos más defendiendo esta causa justa”, ha concluido.

Manifiesto de las diputaciones andaluzas

Por su parte, la diputada responsable del Área de Igualdad, Carmen Collado, ha sido la encargada de leer el manifiesto que las ocho diputaciones andaluzas han elaborado de forma conjunta para lanzar un mensaje unánime en este año de marzo. Del mismo se desprenden datos como que, en Andalucía, la crisis derivada de la pandemia ha agravado la brecha de género tal y como han puesto de manifiesto los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), que revela que el año 2020 cerró con una tasa de paro femenino del 27,27%, siete puntos por encima de la tasa de desempleo masculina. Las mujeres continúan asumiendo la mayor parte del trabajo de cuidados y doméstico, un trabajo que remunerado supondría una contribución a la economía mundial de al menos 10,8 billones de dólares anuales, el triple si la comparamos con la de la industria mundial de la tecnología. Si estos servicios se valoraran sobre la base de un salario mínimo por hora, equivaldrían al 14,9% del PIB español. A nivel mundial representan el 9% del PIB.

En este contexto, se defiende en el manifiesto, es indispensable la puesta en marcha de un ‘Pacto por los cuidados’, un “entrar tú para salir yo”, una corresponsabilidad en los espacios públicos y privados, que “mis labores” pasen a ser “nuestras labores”, hacer el tránsito de la obligación de cuidar al derecho a ser cuidadas. “No basta con apelar a la corresponsabilidad de manera individual o social, urge impulsar cambios desde la base misma de la educación y que tanto las empresas como los servicios públicos se impliquen, tejiendo los mimbres que hagan posible pasar de la teoría a la práctica y abordar la construcción de un Sistema Estatal de Cuidados”.

Durante el acto se ha emitido igualmente un avance del documental producido por la Diputación de Cádiz bajo el título ‘El poder de la sororidad’, que incluye los testimonios de representantes institucionales y de colectivos de mujeres de toda la provincia, a través de los que se realiza un recorrido por el trabajo realizado en materia de igualdad por el tejido asociativo a lo largo de los años, se ponen de relieve los obstáculos que quedan por superar y se plantean los retos por los que hay que luchar en esta materia.

Leer también

San Fernando cede la Casa Colorá a la Asociación Isleña de Fibromialgia

El Ayuntamiento de San Fernando mantiene su compromiso de respaldar la labor de las entida…