El jugador de origen bilbaíno fue el protagonista en el programa de Directo Marca Cádiz y se dio el tiempo de hablar con Carlos Ríos para contarnos acerca de su recuperación y de cómo ha vivido este inicio de temporada del Cádiz CF.

Garrido ha tenido un año difícil, su lesión a finales de la temporada pasada cuando el equipo peleaba por ascender ha sido un momento complicado en su carrera. Hoy, ya recuperado, Jon Ander recuerda cómo vivió el ansiado ascenso para el equipo gaditano. “Lo pude celebrar a mi manera, desde la habitación del hospital con mi novia que siempre estuvo conmigo. Era difícil no poder estar en la cancha para apoyar a mis compañeros. Eso sí, luego todos me estuvieron llamando al hospital, así que tuve que disfrutarlo a mi manera, contestando llamadas toda la noche. Lo que si es que las imágenes de los goles las tuve que dejar para después porque la pasaba mal y no estaba en condiciones”.

El centrocampista pasó momentos difíciles y llegó a pensar en retirarse del fútbol en alguna ocasión. “Me pasó por la cabeza porque no veía mejoría, además, los doctores no sabían que tratamiento podríamos realizar. Lo peor es cuando algunos médicos me decían que la lesión no tenía buena pinta. Ahora me siento bien, pero ha sido difícil y más cuando veías que el equipo se jugaba el ascenso sin poder echarles la mano. Tenía el miedo de dejar el fútbol”.

Llegó a pensar en la retirada

Garrido ha superado la lesión en su menisco y agradece a las personas que siempre estuvieron ahí para apoyarle durante su recuperación. “Agradezco a mi novia, que es la primera que siempre estuvo ahí conmigo, me ha tenido que aguantar durante todo este tiempo de rehabilitación. A mis fisios y sobre todo a la gente que estuvo apoyándome en este proceso tan complicado, les debo todo y siempre les estaré muy agradecido”.

La temporada del Cádiz ha sido extraordinaria, el jugador de 31 años sabe que es algo que no se esperaban en el equipo. No se lo cree nadie, hemos empezado muy bien el año, las cosas nos están saliendo bien. Además hacemos el juego que nos gusta y más de uno se ha llevado una sorpresa con el Cádiz”.

El partido de la jornada 4 de la Liga Santander siempre será especial para Jon Ander porque fue cuando debutó en la máxima categoría del fútbol español. “El debut fue muy bonito y además personal porque debuté en mi casa, fueron muchos meses muy difíciles, pero pude jugar y a parte en San Mamés. Quizá lo único malo es que no hubiese aficionados”.

A pesar de ser un futbolista profesional, Jon nunca se imaginó que llegaría a la elite del fútbol. “Nunca pensé que me dedicaría al fútbol, jugaba, pero en ese momento también estudiaba, eso era lo primero para mis padres desde siempre. Jugaba en el Getxo con mis amigos, pero el fútbol nunca fue mi objetivo. La vida me ha llevado a esto y estoy muy contento”.

El mediocampista cuida mucho su profesión, pero no es tan futbolero como uno podría pensar. “Me gusta el fútbol, pero no lo veo en la tele, es un trabajo para mi y sé que tengo que cuidarlo, pero no soy de los que ven partidos, no soy futbolero. Veo al Athletic porque soy socio, pero de ahí nada más. No me apasiona tanto, me gusta mucho jugar y competir, pero hasta ahí”.

Un futbolista ¡que no es futbolero!

Su estancia en el Ferrol, equipo donde aprendió mucho y en el que conoció al amor de su vida ha sido muy importante en su carrera. “Es una gran diferencia ya que en ese momento le ves las orejas al lobo, ves que te dan la oportunidad de jugar en Segunda División y la tienes que aprovechar. A parte ahí fue en donde conocí a mi novia que es la que me ha hecho mejor persona al día de hoy”.

Garrido sabe que parte fundamental del éxito del Cádiz es la convivencia en el vestuario. “Somos unos cuantos los que ya llevamos mucho tiempo aquí en el equipo, al final nos respetamos, si nos metemos unos con los otros de vez en cuando, pero hay mucho respeto en general, y eso pasa tanto para los que ya llevamos tiempo como para los nuevos que entran. El cuerpo técnico ayuda mucho a que haya esa libertad y que pueda existir ese gran ambiente en el equipo. Mucha gente de aquí viene de abajo y eso también hace grupo, pero no necesariamente es así porque luego ves que llega gente como Negredo y se adapta. Se nota en los partidos cuando sabes que tus compañeros siempre estarán para ti, hay otros equipos en el que puede haber más individualidades, pero en el nuestro hay mucha unión”.

El bilbaíno es de los jugadores que han estado en los ascensos del equipo gaditano hasta llegar a la Primera División y sabe que Álvaro Cervera ha sido importante para ello. “Al final desde que hemos empezado en Segunda, los resultados nos han acompañado y eso ayuda mucho. Cervera es un gran entrenador, es normal que cuando le ganas a equipos de la talla del Madrid o del Barcelona pues todos empiecen a hablar de él. Para nosotros no es nada nuevo, los que conocen al Cádiz saben de lo que es capaz de hacer el mister, pero ahora que lo están empezando a conocer a nivel nacional pues lo están valorando más. Llegará el año en que no gustará tanto, pero si los resultados le acompañan será difícil, no sé si llegue ese momento, por ahora se hace lo que él nos diga“.

Ascensos de Segunda B a Primera

Con la lesión de Juan Cala a Garrido se le abre una posibilidad para poder jugar en la saga central ante el Celta de Vigo. “Me veo donde Cervera me ponga y ahora que las ganas de jugar son enormes jugaría en donde sea. Si es de central, pues adelante, ya lo he hecho y la verdad me gustaría”.

El virus no les ha sido indiferente, que no haya aficionados es algo que al Cádiz le ha pegado mucho más de lo que la gente piensa. “Ya nos hemos acostumbrado, pero es muy feo, esto no es fútbol. Es una cosa que entra en el juego, la afición, el apoyo, el cariño de la gente en el estadio. A parte nos ha dolido más porque es nuestro primer año en Primera y pues se extraña. Quizá con la afición en las gradas hubiésemos sacado mucho más puntos de local. Es algo muy raro, pero esperemos que se pueda regresar a los estadios muy pronto”.

Por último Garrido habló de lo que más le gusta de Cádiz y lo que más extraña de Bilbao. “Lo que más se extraña es a la familia y a los amigos. En Cádiz tienen lo que no tenemos arriba que es el clima y la juerga, sobre todo si eres joven ya que la tienes prácticamente todos los días. Si tienes familia, la tranquilidad, no nos parecemos en nada a los andaluces, pero de alguna forma encajamos muy bien con ellos. Lo que sí es que no cambiaría la carne por el pescadito, es algo que nunca me ha atraído tanto, prefiero un buen pedazo de carne y sangrando de ser posible”.

Leer también

Coronavirus Cádiz: más de 300 nuevos positivos en un inicio de semana sin fallecimientos

Cádiz sigue hundido en la cuarta ola de la pandemia y los contagios por coronavirus suben …