jorge-cordero-analiza-el-caso-lucas-perez

Quedan dos días pero el Cádiz sigue buscando hueco para los hombres con los que no se cuenta y también un delantero «que mejore lo que tenemos». En esas anda el club cadista, en medio también de la tormenta Lucas Pérez que ha quedado zanjada.

«Creo que el Presidente lo dejó bien claro ayer. Hay porcentaje cero de que salga Lucas del Cádiz. El tema no es agradable porque el jugador siente o tiene algún problema personal, pero Lucas es un profesional, estará este año aquí, lo va a dar todo, hay que intentar ayudarle en todo, hay que recuperarlo y le dará muchos éxitos a este club. No hay más caso Lucas, es un gran chaval y que nos ayude a conseguir los objetivos», dijo en la presentación de Theo Bongonda. A nadie se le escapa, sin embargo, que la situación no es agradable: «Lucas es un jugador del Cádiz, no hay mucha historia. Es algo que ha pasado otras veces en otros equipos y siempre todo vuelve a su cauce. Obviamente no es plato de buen gusto, pero insisto, es un gran profesional, una gran persona y estoy seguro de que será importante en este equipo».  

Jorge Cordero sigue buscando un delantero y salida a hombres como Martín Calderón, Perea y Jorge Pombo: «Nosotros no vamos a dar el mercado por cerrado porque cualquier opción que nos pueda mejorar el equipo, vamos a estar atentos para poder hacerlo. Hemos incorporados estos dos jugadores, estos dos extremos y si encontramos una opción en punta que mejore lo que hay, lo realizaremos, si no, nos quedaremos como estamos». 

Preocupación máxima

¿Cómo están los ánimos?: «La palabra es preocupado pero, al mismo tiempo, ocupado en buscar la solución. Lo más importante en el fútbol es el estado de ánimo de jugadores y de todo el mundo y ahora mismo es obvio que no es el adecuado. Hace falta confianza para saber que somos mejores de lo que lo estamos haciendo. Estamos intentando entre todos buscar una solución para cambiar la dinámica y la única manera es trabajar y ganar partidos».

Lo que tiene claro es que el equipo debe encontrar la confianza perdida. «En estos tres partidos peor no podemos ir, porque se han perdido los tres. El problema que vemos es un estado anímico, no es problema de traer más o menos jugadores sino de recuperar lo que tenemos, la confianza, a los jugadores que tenemos que son muy buenos y que han demostrado claramente que son muy válidos para jugar en Primera».