El Consejo de Gobierno se ha reunido este martes. Entre las medidas tomadas, se ha aprobado una autorización de gasto por 55,81 millones de euros a la Agencia de Obra Pública de la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda para formalizar la adjudicación y contratación con Renfe del servicio del tranvía de la Bahía de Cádiz, denominado TramBahía. Este contrato, sujeto a la resolución de obligaciones de servicio público, tendrá una vigencia de diez años. La idea se mantiene en la puesta en marcha en el mes de septiembre y en un primer simulacro el viernes 9.

El TramBahía, que conectará los municipios de Chiclana de la Frontera, San Fernando y Cádiz capital, se encuentra en la recta final para su puesta en servicio comercial, cuya gestión recae en la Agencia de Obra Pública, apoyándose para tal finalidad en el contrato de prestación del servicio de transportes, a formalizar con Renfe, y en diez contratos de mantenimiento con diferentes empresas que se encuentran ya en vigor.

El contrato con Renfe, que actualmente presta ya su asistencia técnica en el desarrollo de las pruebas dinámicas finales, determina las condiciones contractuales para la prestación de este servicio de transporte bajo los parámetros de eficiencia, calidad, fiabilidad, capacidad y seguridad. Como contraprestación al alcance del contrato, que incluye la dotación y organización del personal de la operación para la explotación comercial, como conductores, operadores del Puesto de Control Central, supervisores comerciales y personal de Atención al Cliente, además de la coordinación con todos los mantenedores, Renfe Viajeros percibirá en el transcurso de los diez años de vigencia del contrato una aportación de 55.814.493 euros.

Adaptación bimodal

El Trambahía, que ha supuesto una inversión de 267 millones de euros en su ejecución material y pre-explotación, consta de un trazado de 24 kilómetros y 21 paradas, entre los 14 kilómetros trazado urbano de nueva construcción y los diez kilómetros de la vía férrea estatal compartida con el resto de servicios ferroviarios convencionales y de altas prestaciones entre el apeadero de Río Arillo (en el límite geográfico entre San Fernando y Cádiz) y la estación término de ferrocarril en la capital gaditana.

Esta característica, que ha posibilitado aprovechar la línea férrea ya existente Sevilla-Cádiz para prolongar el trazado hasta la capital, constituye una actuación innovadora de carácter bimodal, que ha supuesto todo un reto por la necesaria adaptación de la infraestructura, sistemas y trenes a dicho carácter bimodal. Además, el Trambahía será el primer metropolitano de España en compartir una vía férrea de titularidad estatal con otros tráficos ferroviarios, como los servicios de cercanías, media distancia o larga distancia/altas prestaciones que opera Renfe en los diez kilómetros entre Río Arillo y Cádiz, si bien en Europa existen otros referentes similares ya consolidados.

Inversiones realizadas

En la pasada legislatura, la Consejería de Fomento ejecutó 31,5 millones de euros en los diferentes contratos del Trambahía, a lo que hay que sumar la reciente licitación por 30,8 millones de euros del suministro y fabricación de tres nuevas unidades, con cargo a los fondos React-EU, que permitirá ampliar la flota de las siete unidades existentes a un total de diez. El TramBahía dará cobertura a una población servida, es decir, residentes a mil metros de una parada, de 234.000 habitantes, y la demanda de viajeros a partir del tercer año de explotación comercial se estima en tres millones de usuarios.

Además, se dio un impulso definitivo a la finalización de la infraestructura con la terminación de la obra y de los sistemas asociados en actuaciones de relevancia, como la propia conexión física entre las vías del ferrocarril y la plataforma urbana entre Chiclana y San Fernando, la ejecución del apeadero de Río Arillo o la subestación de acometida de energía principal, en el Polígono del Tiro Janer, entre otras intervenciones.

Otras licitaciones

También se licitaron y contrataron el conjunto de contratos de mantenimiento y limpieza imprescindibles para la gestión de la infraestructura y su conservación, así como otros contratos de puesta a punto y homologación, que han contribuido a la obtención de homologaciones exigidas por la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF) y ADIF, como la correspondiente al material móvil del TramBahía para su circulación por vía férrea, o de los Talleres y Cocheras de Pelagatos (Chiclana), habilitado como centro
de mantenimiento de material rodante ferroviario. En el pasado mes julio se formalizó el convenio general entre la Consejería de Fomento y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para la conexión del Trambahía con la Red Ferroviaria de Interés General en la bifurcación de Río Arillo, así como el acuerdo técnico con ADIF para su operabilidad.