El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha presidido este viernes la constitución de la Comisión de Seguimiento de la Sequía para Andalucía. En este primer encuentro, se ha evaluado la situación actual de todas las cuencas, así como las obras en marcha y proyectadas por la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, en los decretos de sequía aprobados, obras que se encuentran actualmente al 48 por ciento de ejecución.

Este órgano nace con el fin de evaluar la evolución de la sequía y definir nuevas actuaciones, en caso de que sea necesario, reforzando, aún más, la coordinación y planificación ya existente por parte del ejecutivo autonómico. La Comisión de Seguimiento de la Sequía tendrá un carácter periódico, con reuniones cada 15 días, y estará pilotada por la Consejería de Agricultura y Agua. En ella se monitorizará con perspectiva real el proceso de situación de escasez hídrica y los impactos que puede ocasionar en nuestros sectores productivos, así como en los municipios andaluces. De ahí que en dicha comisión cuente también con la representación de las consejerías de Presidencia, Turismo, Fomento, Política Industrial y Sostenibilidad.

Trabajar con previsión

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha explicado que «el Gobierno andaluz ha sido previsor al marcar una hoja de ruta muy definida en materia hídrica al ser consciente de que el agua es una cuestión trasversal que influyen directamente en el ámbito social y económico de nuestra comunidad». Es por ello que «volvemos a adelantarnos creando un órgano al máximo nivel que viene a sumar esfuerzos».

En la rueda de prensa posterior a la reunión Crespo ha anunciado que «desde la Consejería de Agricultura y Agua vamos a llevar cada semana al Consejo de Gobierno un informe detallado sobre la evolución de la sequía en nuestra tierra, así como las medidas que se vayan planteando«.

Asimismo, ha subrayado que «vamos a poner sobre la mesa posibilidades adicionales para nuestros agricultores, nuestros ganaderos, nuestros sectores y, por supuesto, auxiliando a los municipios y trabajando con las diputaciones». La consejera ha señalado que «esta comisión tiene un objetivo claro marcado por nuestro presidente, hacer todo lo que esté en nuestras manos para solventar los problemas de los ciudadanos con la sequía».

Sequía estructural

La consejera de Agua ha hecho hincapié en que «nos encontramos ante una sequía que no es coyuntural, es estructural, pero que se agudiza si no llueve», de ahí la importancia, como ha señalado, de contar, como ha hecho el Ejecutivo andaluz, «con medidas para el corto y medio plazo, así como actuaciones de emergencia, que iremos sumando a las que están en marcha cuando sea necesario».

Crespo ha explicado que «Andalucía necesita, para crecer, agua y el no tenerla o su escasez nos sitúa en una situación de desventaja respecto a otros territorios». Es por ello que ha dejado claro que «trabajamos por tener más recursos hídricos en cada uno de los sistemas de las cuencas». La consejera ha reiterado que «estamos a favor de todas las fuentes hídricas, desde trasvases a agua desalada o aguas regeneradas, no podemos desdeñar ninguna de ellas».

Decretos de Sequía

La consejera, que ha recordado que con los dos decretos de sequía Andalucía ha invertido 141 millones de euros, contando solo con el 33 por ciento del territorio en materia hídrica (cuencas Mediterráneas, Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel-Piedras-), mientras que el Estado, para el Guadalquivir, con competencias en el 67 por ciento restante de la comunidad autónoma, ha puesto en marcha un decreto de sequía con 9,6 millones de euros. No obstante, Carmen Crespo ha asegurado no buscar la confrontación con la Administración central ya que, como ha incidido, «Andalucía necesita al Gobierno de España en sus competencias para que actúe también, tanto en un mayor plazo como con medidas de emergencia».

Al respecto ha hecho hincapié, entre otras, en la necesidad de que el Estado aumente su decreto de sequía contemplando, entre otras medidas, y como piden los agricultores de la cuenca hidrográfica del Guadalquivir, la ejecución de sondeos de emergencia y la posibilidad de construir nuevas balsas.

Crespo ha informado, además, de que en la Comisión «hemos estudiado los fondos Next Generation que necesita Andalucía para abordar esta situación, como por ejemplo para destinar más recursos para evitar la pérdida de fugas en redes de abastecimiento de municipios de menos de 20.000 habitantes o para desalación».

Trasvase Tajo-Segura

Finalmente, Carmen Crespo ha lamentado que, «a pesar de los informes científicos que establecen la posibilidad de que se trasvasen, con el Tajo-Segura, posibilidades hídricas hasta 20 hectómetros cúbicos, el Estado lo ha reducido a 7,5, sin contemplar siquiera el riego de socorro y poniendo en grave dificultad a los agricultores de la zona». La consejera ha dicho entender «que se toman decisiones difíciles, pero éstas tienen que ser equilibradas y en base a informes científicos y no a decisiones políticas».