La Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía ha iniciado las obras de rehabilitación del puente del Realejo sobre el arroyo Garganta Barrida en Ubrique. El delegado territorial de esta Consejería, Oscar Curtido, ha visitado hoy la zona donde han comenzado estos trabajos, en compañía de la alcaldesa de este municipio, Isabel Gómez, de técnicos relacionados con esta actuación y de miembros de la corporación municipal. Estas labores conllevan un presupuesto de alrededor de 250.000 euros.

Oscar Curtido ha resaltado que “cumplimos con el compromiso de realizar estas obras, muy demandadas y necesarias, para restaurar una infraestructura histórica, consolidando la estructura del puente, deteriorada en algunos puntos con el paso de los años, con carencias respecto a las que había que actuar”.

El delegado de esta Consejería se ha referido al inicio de las obras, “muy buena noticia, con actuaciones que comienzan para mantener la conservación y la estabilidad del puente, para una mayor durabilidad, y para poner a disposición de la ciudadanía de Ubrique que esta zona esté en las mejores condiciones para el tránsito y para la práctica de actividades de ocio, turísticas, culturales, etc. en este maravilloso entorno natural”.

Puente

Se trata de un puente cuya construcción se data en la segunda mitad del siglo XIX, con valor histórico y patrimonial, que une dos cañadas reales, la del Mojón de la Víbora y de la Garganta Millán, siendo un lugar de concurrencia y paso peatonal y de ganadería en esta comarca.

Por su parte, la alcaldesa de Ubrique también ha valorado de forma positiva el inicio de estas obras, “una demanda que tenía este municipio”, según ha indicado, y se ha referido a “la ubicación y valores ambientales que contempla junto con la colectividad del patrimonio pecuario” y a la necesidad de esta actuación “para garantizar la estabilidad del puente y el entorno, de manera compatible con el lugar en el que nos encontramos”.

La restauración de este puente tiene como finalidad una mayor estabilización y permanencia de esta infraestructura frente a los agentes atmosféricos adversos, que han originado diversas patologías que han provocado un daño estructural y un debilitamiento que pone en riesgo la seguridad de los viandantes.

Las actuaciones que se están acometiendo a partir de esta semana incluyen el desbroce y la retirada de vegetación que rodea al puente, así como trabajos sobre el cauce y el pie de los estribos, picado de zonas, retirada de rejuntado en mal estado y relleno de zonas afectadas, limpieza, relleno de socavones y reposición de piezas, tratamiento de grietas en los estribos y riñones del puente, tratamientos del firme mediante refuerzo con capa de albero e hidrofugante para evitar la entrada de humedad.