La Policía Nacional ha detenido en El Puerto de Santa María (Cádiz) a dos mujeres y un hombre como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas y pertenencia a grupo organizado. Los detenidos son los presuntos responsables de un punto muy activo de venta de cocaína, ubicado en la barriada del “18 de Julio”. Utilizaban viviendas de la Agencia de Rehabilitación de Andalucía, destinadas para fines sociales para personas sin recursos.

La investigación se inició cuando los agentes del Grupo Operativo de Apoyo adscrito a la Brigada de Policía Judicial, de la Comisaría de El Puerto de Santa María (Cádiz) observaron después de varias vigilancias que en la “18 de Julio” se encontraba una vivienda que se estaba como punto de venta de cocaína a pequeña escala. Los investigadores después de recibir información y tras verificarlo con varias vigilancias a distintas franjas horarias y distintos días de la semana, comprobaron que numerosas personas entraban y salían de la vivienda con relativa celeridad. Después de efectuar cacheos
superficiales a varios de ellos tras la salida, se les requisaba la sustancia que habían adquirido en pequeños paquetes de plástico (papelinas)

Los “pases” se realizaban en el interior de la vivienda

Fruto de las vigilancias realizadas, los investigadores descubrieron que la persona encargada de la venta de las sustancias estupefacientes, es una conocida en el ámbito policial, ya que esta posee antecedentes policiales por tráfico de trogas, la cual responde a las iniciales de T.S.P., de 37 años de edad, junto con su pareja M.B.G. de 27 años de edad y su vecina C.F.L. de 64 años de edad que hacía funciones de blanquear el dinero obtenido por las ganancias de la venta de estupefacientes.

Así pues, los agentes solicitaron a la Autoridad Judicial sendos mandamientos de entrada y registro sobre la vivienda investigada. En el registro, se intervinieron 10 gramos de cocaína, una balanza de precisión para preparar las dosis, recortes de plástico preparados para empaquetar la sustancia y 5.280
euros.

Una vez finalizado el atestado policial, las personas detenidas junto con el material intervenido fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia en El Puerto de Santa María. Tras escuchar su declaración, se decretó prisión preventiva para la principal investigada y libertad con cargo para las otras dos personas encartadas.