Agentes de la Policía Nacional han detenido en Algeciras a un hombre de 31 años de edad como presunto autor de un delito de tráfico ilegal de inmigrantes y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. El detenido, miembro de una organización criminal,  intentó introducir de manera ilegal en territorio español a una persona menor de edad, desde las costas marroquíes, utilizando para ello una moto de agua.

La investigación se inició al detectar a dos personas que iban a bordo de una moto de agua que quedó a la deriva ante la falta de combustible. Tanto el piloto como el menor permanecieron unas doce horas a la deriva, desde el medio día hasta bien entrada la noche, soportando las inclemencias del tiempo. Trataron de pedir ayuda a otros miembros de la organización pero  no recibiendo ningún tipo de auxilio.

El piloto detenido cuenta en su haber con un amplio historial delictivo. Había estado detenido anteriormente por delitos de terrorismo y contra la seguridad nacional, por los que fue a prisión. Tras su detención pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número tres de Algeciras en funciones de guardia, el cual decretó su ingreso en prisión.

Aumento inmigración en motos de agua

En las últimas semanas ha proliferado la llegada de personas procedentes de Marruecos a la península a través de motos de agua. Las motos de agua son  utilizadas  por las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de personas, como un medio rápido y seguro para conseguir sus fines delictivos. Tanto es así que llegan a cobrar por pasaje hasta 10.000 mil euros. 

Esta actuación se enmarca dentro del dispositivo específico creado por la Brigada Local de Extranjería y Fronteras de la Comisaría Local de Algeciras contra las redes de inmigración clandestina, ante el incremento de la llegada de embarcaciones y motos de agua en las últimas semanas