Agentes de la Policía Nacional de Cádiz, salvaron a un hombre de 26 años que se estaba desangrando al recibir dos cortes profundos con unos cristales. 

Cuando llegó al hospital, el hombre tenía el brazo derecho envuelto con prendas de ropa y se había realizado un torniquete realizado por sus familiares que no conseguía detener la hemorragia.

La rápida intervención de los agentes logró parar la hemorragia y estabilizaron a la víctima hasta la llegada de los servicios médicos que trasladaros al paciente hasta el Hospital Universitario Puerta del Mar donde ingresó en quirófano.

Share