El responsable del área de Servicios Económicos de Diputación, Juan Carlos Ruiz Boix, ha iniciado una ronda de reuniones con alcaldes, alcaldesas y responsables de Hacienda de los ayuntamientos gaditanos que encomiendan la gestión de sus tributos al Servicio Provincial de Recaudación. El objetivo de estos encuentros es evaluar el comportamiento fiscal durante el año 2020 y plantear las novedades y mejoras que se pueden incorporar en el nuevo ejercicio. En este contexto se ha celebrado un encuentro con el alcalde de Zahara de la Sierra, Santiago Galván. Los ingresos en este municipio, procedentes de la liquidación de los impuestos locales, se cifraron en 882.201,89 euros.

Pese a la incidencia de la pandemia esta cuantía supera los registros de años anteriores. Es la mayor recaudación, al menos, desde el año 2016. De hecho los ingresos en Zahara de la Sierra suelen rondar los 700.000 euros. Ruiz Boix explicó a Santiago Galván las claves de esta evolución: “En primer lugar hay una clara responsabilidad del contribuyente, además de una gestión eficaz. Y, en el caso de Zahara, hemos podido sumar la liquidación del impuesto que grava los Bienes Inmuebles de Características Especiales (BICE) en el periodo voluntario”.

Zahara de la Sierra, a través del BICE asociado al embalse, ha ingresado 159.000 euros si bien la principal fuente tributaria es el IBI urbano por el que se han recaudado casi 232.000 euros. Todas las figuras impositivas gestionadas por Diputación han registrado porcentajes de cumplimiento superiores al 80 por ciento, en relación a las listas cobratorias.

Diputación transfiere anticipos cada mes a los ayuntamientos. Su cuantía está determinada por las previsiones de recaudación en cada municipio. Los importes anticipados a Zahara de la Sierra durante 2020 ascendieron a 726.660 euros; considerando su positiva evolución tributaria en diciembre se efectuó una transferencia de 200.000 euros en concepto de pre-liquidación. Aun con este abono la liquidación definitiva será favorable para Zahara de la Sierra, en un importe estimado de 101.000 euros. Es decir: los tributos efectivamente ingresados han superado las previsiones.

Juan Carlos Ruiz Boix repasó con el alcalde de Zahara de la Sierra las decisiones que se adoptaron desde el Servicio Provincial de Recaudación tras declararse el estado de alarma, a mediados de marzo de 2019. La crisis sobrevenida “paralizó la recaudación durante tres meses” y se introdujeron medidas como la ampliación de los calendarios tributarios o la flexibilización de los criterios para fraccionar el pago de deudas. Al tiempo se renovó el sistema de atención telefónica y eclosionaron las vías telemáticas como la sede electrónica de Recaudación así como la aplicación DipuPay.

“En lo que respecta a Zahara de la Sierra hemos conseguido que su ayuntamiento tenga una liquidez estable y que ahora, fruto de una gestión eficaz, reciba ingresos no previstos. Esto es de vital importancia en unos tiempos en los que todos los vecinos necesitan, frente a la pandemia, servicios públicos y políticas sociales. Contribuimos a financiar, por tanto, esa respuesta pública”, ha destacado el responsable del área de Servicios Económicos de Diputación.

Leer también

San Fernando cede la Casa Colorá a la Asociación Isleña de Fibromialgia

El Ayuntamiento de San Fernando mantiene su compromiso de respaldar la labor de las entida…