La-nueva-factura-de-la-luz

Miles de familias se verán afectadas desde este 1 de junio por la nueva factura de la luz que entra en vigor y que va a encarecer un bien habitual del ser humano. El incremento de la factura es un hecho a pesar del intento del Gobierno por abaratar los costes con un anteproyecto de ley que no se pondrá en marcha antes de 2022.

Los cambios en la nueva factura de la luz  afectan a todo tipo de consumidores, desde los propios hogares, pasando por las pymes y llegando a las grandes industrias, instalaciones de autoconsumo y recarga de coche eléctrico, por ejemplo.

Los nuevos cambios introducen franjas horarias donde la penalización y el coste son mayores según el uso que le demos a la luz. Es lo que se traduce del acuerdo del  Ministerio de Transición Ecológica y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que han fijado peajes y cargos durante el día, con una discriminación horaria simplificando las tarifas. Los cargos sirven para pagar conceptos como los incentivos a las energías renovables, por ejemplo.

Tipos de tramos

El consumo se diferenciará en tres periodos durante el día:

  • Punta (el más caro de todos): Irá  de 10.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 22.00 horas, de lunes a viernes no festivos.
  • Llano: Un precio menos caro, intermedio podríamos decir, que va de 8 a 10 horas, de 14 a 18 horas y de 22.00 a 00.00 horas.
  • Valle: Con un precio reducido comprende las horas nocturnas (de 0 horas a 8 de la mañana) y todas las horas del sábado y el domingo y festivos de ámbito nacional. Es la franja más económica de todas.

A partir del 1 de junio todos los consumidores con una potencia contratada menor de 15 kW tendrán una sola tarifa, llamada 2.0TD. En esta tarifa se tendrá dos términos de potencia y tres de energía. El primero de ellos determina el número de electrodomésticos que se podrá usar al mismo tiempo a la vez. Cuanto más alta sea la potencia contratada, mayor será la capacidad de uso pero más se pagará. Por otro lado, hay que saber que la nueva estructura contempla dos tramos horarios de potencia: El tramo punta (desde las 08.00 a las 00.00 horas) será más caro y el valle (de 00.00 a 08.00 horas) más barato. Además, todas las horas tanto de sábados y domingos como de los días festivos nacionales serán consideraras como valle, o sea más económico.

Respecto al término de energía (lo que pagamos por los kilovatios consumidos), se contará con tres periodos horarios: El horario punta (de 10:00 a 14:00 h. y de 18:00 a 22:00 h.), llano (de 08:00 a 10:00 h., de 14:00 a 18:00 y de 22:00 a 00.00 horas) y valle (de 00.00 a 08.00 h.). Por tanto el peaje será mayor según el tramo horario utilizado.

Horarios nocturnos para ahorrar

No sin polémicas, estos tramos invitan a los españoles a hacer uso de la electricidad en horarios donde se supone deberíamos estar durmiendo. Y es que esta diferenciación de precios por periodos horarios pretende incentivar el desplazamiento del consumo de electrodomésticos a periodos con menor demanda.

Todo esto se hace, en teoría, para ayudar a ahorrar por lo que desde competencia se estima que si no se encienden varios aparatos eléctricos al mismo tiempo como la lavadora, la vitrocerámica o plancha, por ejemplo, en este hogar podría ahorrase hasta 300 euros anuales.

Otro ejemplo: si se traslada el uso de un electrodoméstico que gasta mucho del periodo más caro (punta) al intermedio (llano) la factura se reducirá unos 38 euros al año. Es una situación habitual.

Se recomienda ajustar la potencia a la baja en los periodos punta y, de la misma forma, aumentarla en los horarios valle, periodo al que se pretende desplazar todo el consumo que sea posible.

Leer también

La Ley de Memoria Democrática y sus consecuencias

El ayuntamiento de Cádiz se ha propuesto cumplir a rajatabla con la Ley de Memoria Democrá…