La velada será el próximo miércoles día 15 a partir de las 20.30 horas en el templete del Parque Genovés de Cádiz. Un encuentro público donde versos y música serán los auténticos protagonistas. El recital forma parte del nuevo ciclo que vuelve a conectar al Centro Andaluz de las Letras (CAL) y la Fundación Carlos Edmundo de Ory. Así se reafirma la unión entre la Fundación y el CAL -dependiente de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico a través de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales-, que tuvo que ser suspendida prácticamente por la pandemia de 2020.

El objetivo fundamental de este recital es recuperar el espacio público y cruzar dos disciplinas, la Poesía y la Música, que siempre han tenido una estrechísima relación a través de los tiempos. En esta ocasión, no es la primera vez que ambos artistas se citan en público.

Versos y música unidos

María Alcantarilla es una artista versátil que cultiva la poesía, pero también la fotografía y la edición como un arte más. Su último poemario es Introducción al límite, con el que ha recibido el premio Las Librerías Recomiendan 2020. Con su última producción,  El cielo de abajo. La escritura del cuerpo en 13 poetas hispanoamericanas, ha conseguido divulgar la obra de más de una docena de poetas hispanoamericanas. Ambos libros se encuentran publicados en la colección Vandalia de la Fundación José Manuel Lara.

Su libro La edad de la ignorancia fue en 2017 Premio Internacional de Poesía Hermanos Argensola. Además de su faceta de escritora y artista visual, ha creado junto al también poeta Javier Vela la editorial Firmamento, y es responsable del Aula de Escritura Autobiográfica de la Universidad de Cádiz y del Taller de Escritura Biográfica de la Fundación José Manuel Lara.

Por su parte, el músico Bosco Valero ha estado implicado en diferentes bandas y proyectos durante su trayectoria profesional. Si hace unos años era Bosco The Fake, luego pasó a ser “cantante de pueblo”, cuando estuvo componiendo y viviendo en el campo.

Para Rafael Tovar en relación a su disco ‘Familia’, “la realidad es que es un músico que sabe mimetizarse con el lugar que habita”. “La música de Bosco Valero”, añade, “parte de lugares comunes para contar aquello que sucede en sus grietas, en lo que se percibe pero no se nombra, la tragedia sin romanticismos, lo que nos hace humanos. No duda en poner el dedo en la llaga de cada uno de los personajes que habitan en sus composiciones. Porque Bosco no se detiene a juzgar aquello que transforma en canción, sino que lo muestra, lo pone ante quien quiera escuchar y así, inesperadamente, la enseñanza aparece”.

Leer también

Lola Cazalilla: “El cambio de fecha del carnaval es lo más responsable desde el punto de vista sanitario y técnico”

Lola Cazalilla, delegada de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz ha estado en los m…