Medio centenar de niños y jóvenes de entre 7 y 19 años han participado este fin de semana en un campamento en Tavizna, en el Parque Natural de Grazalema, en la que ha sido la cuarta edición de esta convivencia, organizada por la Asociación de Dislexia Cádiz. Una iniciativa que cuenta con el apoyo de la Diputación, como cada año, y que se centra en mejorar la autoestima y confianza de los chicos y chicas que viven con este trastorno de aprendizaje en base, sobre todo, a relacionarse otras iguales, con los que comparten problemas y retos similares.

La jornada se inició el pasado viernes 16 con una serie de actividades náuticas en el Lago de Arcos, que también sirvió para que padres y madres de los chicos y chicas pudieran establecer vínculos con otras que tienen en su seno a menores con este trastorno y que comparten los mismos problemas y desafíos, con lo que, aparte de poder compartir experiencias y dificultades y sentirse apoyados emocionalmente, pueden tejer redes de colaboración mutua.

Encontrarse con personas con las mismas dificultades

Tras las actividades en Arcos, los menores se han desplazado a Tavizna, donde ha continuado con el fin de semana de convivencia y han desarrollado actividades de marroquinería, repostería sana, escalada, rutas de senderismo por el río, actividades acuáticas, momentos de conversación y una puesta en común de las diferentes experiencias.

Este campamento les permite encontrarse con otras personas con las mismas dificultades del día a día y dejar de lado la sensación de incomprensión que la dislexia puede generar por desconocimiento o banalización. Otro factor importante es el modelo seguido en el campamento: cuatro chicos y chicas de mayor edad ejercen de monitores durante el campamento y sirven de espejo en el que el resto puede reflejarse, pues los de menos edad ven que con su mismo trastorno, son capaces de asumir responsabilidades y haber avanzado en sus estudios. Encuentran modelos que les ofrecen esperanza y seguridad, aprenden que no están solos y que con las convenientes adaptaciones metodológicas de aprendizaje pueden alcanzar sus objetivos.

La dislexia

La dislexia es un trastorno del neurodesarrollo que afecta al diez por ciento de la población, con un importante componente genético. Se desarrolla en una o más de estas tres vertientes: la dislexia, que lleva aparejada dificultades en la lectura y mayor tardanza en la lectura y comprensión; la disortografía, que concita graves problemas en la escritura, con faltas ortográficas, la unión o separación incorrecta de palabras y la incapacidad para plasmar por escrito lo aprendido; y por último la discalculia, que les crea inconvenientes para aplicar el razonamiento abstracto y los cálculos matemáticos. Desde la Asociación de Dislexia Cádiz se insiste en la necesidad de identificar estas pautas por parte de las familias para poder diagnosticar a los menores y proceder a adaptaciones en sus mecánicas de aprendizaje.