victoria-del-cadiz-ante-el-valladolid

Hay cosas en el fútbol que son inexplicables y el Cádiz CF está más que acostumbrado a dar sorpresas cuando nadie las espera y a ganar cuando nadie se lo explica. En un partido en el que no tiró a puerta hasta el minuto 92 y en el que Ledesma fue el mejor, los de Sergio suman los tres primeros puntos de la temporada.

Salió bien el Cádiz, con la intención de presionar arriba y suyos fueron los primeros acercamientos al área. El equipo de Sergio salió con furia y con la idea de complicar las cosas a un Real Valladolid cauteloso pero también consciente de que el partido requería una maduración especial, que no se iba a decidir en los primeros minutos.

Pacha Espino llegó con peligro y un centro suyo al corazón del área pequeña fue despejado cuando Lucas Pérez se relamía para marcar el primero. Anteriormente Ledesma tuvo que despejar un centro chut desde una banda donde el conjunto Pucelano estaba creando peligro en cada acercamiento.

Sin embargo, la sensación de peligro no era la misma en un área que en otra y a medida que el partido avanzó el Real Valladolid fue creciendo. Al 35 Weissman falló la más clara, mandando arriba un remate franco en área chica. El Cádiz sufría en el tramo final y su presión inicial se había desvanecido, con dos centrales sufriendo mucho en cada centro lateral. Y fue el propio delantero israelí quien en el tiempo de añadido pudo marcar el primero en un remate muy claro de cabeza tras un saque de esquina en el que el Cádiz, otra vez, estuvo muy blando.

Rubén Alcaraz, recambio en el descanso

En la primera parte hubo hombres que no estuvieron acertados; desde los dos centrales, incluso los laterales fallaron en la primera parte, al igual que un Ocampo que no estuvo acertado y fue el primer recambio al inicio de la segunda parte. En el ex del Valladolid tiene Sergio puestas muchas esperanzas para salir de la difícil situación en la que se encuentran.

Pero el Cádiz de las segundas partes bien podría ser catalogado como el Cádiz desconocido si se le compara con la primera. En esta ocasión, una vez más, salió perdido, sin intensidad y permitió dos buenas ocasiones consecutivas salvadas por el mejor del partido, otra vez, Ledesma. En apenas quince minutos el Real Valladolid había gozado de un sinfín de ocasiones para haber ganado el partido mientras los de Sergio seguían sin la convicción y sin las ideas para conseguir enlazar una buena jugada. A esas alturas de partido, minuto 66 no había tirado entre los tres palos de Asenjo.

Demasiado poco en ataque

La defensa es la clave pero si el Cádiz no había recibido un tanto a esas alturas de partido era básicamente porque el Valladolid se encontraba una y otra vez con Ledesma. La defensa amarilla hacia aguas por todos lados, incapaz de contener los centros laterales y encontrando siempre un rematador en área pequeña. Y así es difícil ganar un partido, incluso empatarlo. Pero algo tiene el equipo que le lleva a empujar, a creer, sobre todo teniendo sobre el campo a Sobrino, Lucas Pérez y Negredo, toda la artillería posible para sumar, al menos un punto.

Las cinco derrotas consecutivas pesan y eso se nota pero si había un objetivo en el equipo antes de arrancar el partido era mantener la portería a cero para crecer y el equipo creció en el tramo final de un partido loco que no terminó de rematar, igual que no terminó de tirar a portería a pesar de llegar fácilmente a zonas de remate.

Pero si hay algo del Cádiz es que sabe reponerse. En Valladolid el equipo aguantó bien, supo llegar hasta el final creyendo en sus opciones y en una centro de Zaldua llegó el gol de Negredo, primero de la temporada y los primeros tres puntos ante un rival directo.

Ficha técnica:

Real Valladolid: Asenjo, Fresneda, Fernández, Sánchez, Olaza; Pérez, Mesa, Monchu (Iván Sánchez 67′); Plano (67′ Narváez), Weissman, Plata (Sergio Léon 82′).

Cádiz CF: Ledesma, Iza (Zaldua 71′), Chust, Hernández, Espino; Álex Fernández (Bongonda 60′), San Emeterio (56′ José Mari), Alejo (71′ Negredo), Sobrino, Ocampo (46′ Rubén Alcaraz), Lucas Pérez.

Árbitro: José María Sánchez Martínez (comité murciano) que amonestó a Monchu, Espino, San Emeterio, José Mari, Zaldua,

Goles: 0-1 Negredo (92′)