Una jornada por videoconferencia ha ofrecido información sobre dos estudios programados para este año en la colaboración que mantiene la Diputación Provincial con la asociación de agricultores Asaja Cádiz. Se trata de una investigación sobre el problema de la seca del alcornocal llevada a cabo en dos parcelas en los términos municipales de Alcalá de los Gazules y Los Barrios, y de los ensayos para la optimización energética en explotaciones de regadío, que persigue adaptar las fincas a un riego sostenible.

En esta jornada técnica han participado el vicepresidente segundo de la Diputación y diputado del Área de Transición Ecológica y Desarrollo Urbano Sostenible, Mario Fernández, y el presidente de Asaja Cádiz, Pedro Gallardo.

En este encuentro María del Mar Ruiz Galea, investigadora del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) ha presentado los resultados de las plantaciones de alcornoques, diagnóstico sanitario y seguimiento en dos parcelas afectadas de seca en Los Barrios (Cádiz) y  en Alcalá de los Gazules (Cádiz).

Por su parte, Emilio Camacho Poyato, catedrático de Ingeniería Hidráulica en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes de la Universidad de Córdoba, ha presentado a los participantes en el encuentro los resultados de los ensayos realizados para la optimización energética en explotaciones de regadío.

La subvención total de las colaboraciones de la Diputación con Asaja para este año suma 81.000 euros.

El objetivo de la investigación en las dos parcelas es obtener variedades de alcornoques en el Parque Natural de Los Alcornocales tolerantes a la seca y otros agentes patógenos, de tal forma que estas variedades resistentes se puedan implantar en reforestaciones en zonas afectadas dentro del parque y en otras zonas de España, con la posibilidad de introducir estas mejoras genéticas en la población.

Riego sostenible

La necesidad de un riego sostenible viene dada ante el hecho de que Andalucía es la región de España con más superficie de riego, en torno a un 30%. Las superficies de riego tienen una media de 6 veces mayor productividad que las de secano. Por otra parte, más del 80% del riego en la comunidad autónoma es a presión, con lo que se requieren sistemas de bombeo. Como los volúmenes de agua manejados son importantes, los consumos energéticos son muy altos y los costes a veces constituyen una restricción al uso del agua.

Las investigaciones llevadas a cabo en una explotación de regadío de tamaño medio tienen como objetivo principal optimizar el uso de la energía asociada al riego y también aumentar la productividad, reduciendo el uso del agua y los costes asociados a este proceso.

Leer también

Teleasistencia contacta con usuarios mayores de 80 años sin vacunar para ofrecerles una nueva cita

El Servicio Andaluz de Teleasistencia (SAT) ha empezado a identificar y llamar en col…