La capital de España ha servido como escenario para la puesta de largo de la candidatura del Carnaval de Cádiz a ser declarado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. En el acto, celebrado en la sede del Instituto Cervantes en Madrid, se han dado cita representantes de múltiples instituciones públicas de ámbito nacional, regional, provincial y local, demostrando una unidad pocas antes conseguida en torno a un proyecto. También han participado en la presentación miembros de distintos colectivos vinculados a la fiesta.

La Diputación Provincial de Cádiz ha participado activamente en este evento, además de haber acompañado a los actores implicados en la tramitación del expediente durante el trayecto recorrido en los últimos años, por ejemplo, con apoyos institucionales y convenios con el Aula de Cultura del Carnaval.

Motor social y económico

El presidente Juan Carlos Ruiz Boix ha intervenido en la defensa de la candidatura del Carnaval de Cádiz, “una manifestación cultural única, enorme e irrepetible”. El titular de la Diputación ha expuesto que “el Carnaval de Cádiz no es solamente una manifestación cultural. Estamos ante uno de los grandes motores sociales y económicos de una provincia que necesita exprimir cada uno de sus recursos. Saben que el turismo es un sector vital para su desarrollo. Les citaré sólo unos datos que se daban a conocer hace apenas unos días: sólo durante el pasado verano, entre los meses de julio y septiembre, pernoctaron en Cádiz más de un millón de visitantes. Además, la actividad sostiene en torno a 143.300 empleos. Los datos hablan por sí solos. En la Diputación de Cádiz, a la que represento, tenemos más que claro que hay seguir creciendo como destino, mimando a los viajeros y ofreciéndoles cada vez más atractivos.

Se calcula que el impacto económico del Carnaval en la provincia de Cádiz llega a rondar los 20 millones de euros al año”.

Identidad

Todos estos argumentos, ha dicho Ruiz Boix, “son más que suficientes para reivindicar la importancia cultural, etnográfica y económica de una fiesta en la que se vuelca toda una ciudad. Si me permiten decirlo, toda una provincia e incluso, cada vez más, toda una comunidad autónoma”.

Además, el presidente ha aseverado que el “Carnaval es un patrimonio vivo, democrático, intergeneracional, igualitario y libre. Nuestro Carnaval proporciona un sentimiento de identidad, transmite saberes, fomenta la creatividad y genera alegría. Nuestro Carnaval es nuestro y de todo el que lo quiera, porque no excluye a nadie. El Carnaval de Cádiz ya pertenece a la Humanidad y ha llegado el momento de que se le proteja y reconozca como merece”.

Para finalizar, Juan Carlos Ruiz Boix ha garantizado el apoyo de la Diputación para seguir trabajando con lealtad y empeño para conseguir el reconocimiento universal del Carnaval gaditano.