El presidente de Diputación, Juan Carlos Ruiz Boix, ha celebrado diferentes reuniones con el personal de la institución provincial El objetivo era trasladar sus perspectivas de trabajo tras su reciente investidura. Ruiz Boix ha visitado los despachos donde concluye gran parte de la asistencia técnica que se destina a los Ayuntamientos de la provincia de Cádiz; ámbitos que están adscritos, fundamentalmente, a dos Áreas de Gobierno: Cooperación y Asistencia a Municipios, y Desarrollo Local.

 En estas reuniones ha querido recordar las dificultades que se viven en la contratación pública, a tenor de las alzas de los costes en el suministro de materiales de construcción y la subida del precio de los combustibles. Ha ejemplificado con el Programa de Fomento del Empleo Agrario (PFEA), al entender que es representativo de las prioridades de Diputación y se ha visto sacudido por los sobrecostes: “Proporciona cada año al menos un millar de empleos y afianza a la población en el mundo rural”.

En el Pleno celebrado en junio, la institución provincial aprobó un suplemento de crédito para este programa, cifrado en 1,3 millones de euros; una partida adicional sobre las previsiones ya reflejadas en el presupuesto en vigor. A tenor de este esfuerzo económico, Ruiz Boix reclama a la Junta de Andalucía que “comparta su responsabilidad en la compra de materiales y asuma el 50 por ciento del incremento”.

Tras su ronda por las áreas técnicas Ruiz Boix también se ha reunido con los funcionarios de habilitación nacional responsables de Secretaría General, Intervención y Tesorería. También con los representantes sindicales del comité de empresa y la junta de personal. “Diálogo, consenso y conciliación”, son algunas de los principios que ha trasladado el presidente de Diputación en su primera jornada ordinaria al frente.

Share