derrota-del-cadiz-ante-el-athletic

La goleada encajada por el Cádiz CF deja una mala sensación al club, al equipo y muchas dudas en torno a la situación en estas tres jornada de Liga. Sergio González asumió toda la culpa pero no obvió que todos deben remar en la misma dirección y que el equipo está lejos de su mejor versión.

«Hay muy poco que decir del partido, lo primero es que no hemos estado a la altura y pedir perdón a la afición por el espectáculo. Hay que aceptar que hemos hecho un mal partido y que el Athletic ha sido superior a nosotros. Hemos dado una imagen bastante floja, pedirle perdón a la afición por este espectáculo, mirarse el ombligo, hay que ser autocrítico porque yo soy responsable al igual que los futbolistas que tienen que dar lo mejor de sí. «Tenemos que reaccionar porque estamos lejos del Cádiz que queremos ser, nos falta confianza, ser el equipo que fuimos el año pasado. Hemos dado un paso para atrás, queda solo encajarlo y seguir, es un partido difícil de encajar bien el golpe y levantarse».

Sabe el técnico que «es un momento difícil, no tenemos confianza, la hemos perdido y tenemos que volver a recuperarla Ahora mismo estamos pequeñitos, no nos sale nada. Hemos estado muy flojos en nuestro campo ante nuestra gente por lo que hay que encajar las críticas, pero a partir de ahí cogeremos desde mañana el toro por los cuernos para conseguir hacerlo mejor en el partido del Celta”.

Confianza en sacar esto adelante

Se preguntan mucho por las razones de por qué el equipo no está como debería: «Lo primero es que todos estamos lejos del mejor nivel, el que tuvimos el año pasado. El primero el entrenador, después los jugadores y el único que esta a la altura ahora mismo es la afición», dijo de un equipo muy desconocido: «Estamos lejos del cadiz que llegamos a ser hace unos meses, y hay que volver pronto». Los errores, una vez, fueron claves: «Hemos vuelto a cometer errores defensivos y nos ha costado mucho, estamos en un momento de debilidad, otra pérdida tras robo nos ha costado el segundo gol y ha sido imposible levantarse. No nos queda mas que aceptarlo y a partir de ahí trabajar y trabajar para levantar esto». 

Sin embargo nadie se da por vencido: «Lo primero es que nadie baja ni nadie sube a estas alturas. No hemos empezado como queríamos, es verdad que ha habido muchos grises en torno al equipo, tenemos que centrarnos, dar lo mejor por este escudo y lo más importante es que alcancemos nuestro mejor nivel porque será una solución a nuestros problemas».