theo-bongonda-celebra-su-gol-ante-el-atleti

A este Cádiz se le pueden reprochar pocas cosas, salvo que sea capaz de hacernos cambiar la crónica varias veces durante el partido. Como el Guadiana, que aparece y desaparece, el Cádiz de Sergio fue un río con un caudal tremendamente lleno de confianza, de buen juego, de fe y de goles en un tarde marcada por el VAR (revisó el tanto de Rubén Sobrino en el 98′ y no señalo un pisotón de Momo que lesionó a Morata dentro del área) y por un estadio que encontró la comunión perfecta con su equipo. La victoria ante el Atlético supone la primera de la temporada y un golpe de efecto para los incrédulos. También un saco de confianza para Sergio y unos jugadores que mueren con él.

Era el más difícil todavía y Sergio apostó por la máxima artillería posible en las bandas (los dos grandes fichajes, Bongonda y Ocampo, titulares) , le dio la batuta del centro del campo a Álex Fernández, el gol lo dejó en manos de Choco Lozano y en la defensa dos novedades como Momo y Fali en lugar del sancionado Iza y Víctor Chust, principal perjudicado.

El partido era clave para los intereses amarillos mientras que los del Cholo pretendía olvidar los males tras la dolorosa eliminación de la Champions. Con esos ingredientes, un estadio lleno y dos equipos entregados, el encuentro fue por el camino del plan previsto de un Cádiz que marcó a los 30 segundos de partido en el que ha sido, sin duda uno de los goles más rápidos de su historia.

Polémica, al menos el Atleti reclamó un penalti

El Cádiz se encontró con la primera jugada y el primer gol y dejó la iniciativa, claramente, al Atlético que perdió a Morata tras un claro pisotón de Momo que el árbitro y el VAR no vieron (aparentemente un penalti claro) pero empezó a ganar centímetros al campo cada vez más. La situación era la imaginaria antes del inicio del partido pero la única diferencia era, precisamente, la ventaja en el marcador de los cadistas.

Los de Sergio aguantaron bien el tirón durante la primera parte, replegados atrás, con presión alta en algunos momentos y con la idea del contragolpe como principal arma. Casi le sale bien la jugada porque el Atlético del Cholo llegó más bien poco, o al menos no lo hizo con mucha claridad. Sí tuvo, en el descuento, la opción del segundo un Rubén Sobrino que sigue negado ante el gol; su mano a mano lo salvó Oblak.

Joao Félix, verdugo amarillo

El Cádiz no se amilanó en la segunda parte; es más, salió valiente, presionando arriba y saliendo a la contra, jugando buenos minutos ante un Atleti que no terminaba de encontrar las líneas de pase ni las zonas de peligro. Con el Cádiz en plan estelar, defendiendo y ganando todos los duelos, para el Cholo y los suyos se antojaba complicado marcar. Y más si, a la mínima aparecía Ledesma para decir, aquí estoy yo. En el 57 sacó una mano prodigiosa a Correa.

Los de Sergio dominaron el partido hasta que se volvió loco con un Atleti desatado tras el segundo tanto amarillo, un golazo de Álex Fernández en el 81 de partido. A partir de ahí, con la grada celebrando la victoria, los cánticos animando lo que parecía una victoria segura -la primera en casa- Joao Félix, defenestrado por Simeone, apareció para igualar el partido y dejar boquiabiertos a todos los cadistas que abarrotaban el Nuevo Mirandilla.

La cara la dieron, no dejaron en ningún momento de creer y los cadistas se han abonado, una vez más, a la lucha y el sufrimiento hasta el último segundo. En Girona fue Stuani quien robó una victoria a los amarillos y en esta ocasión, como ya hiciera ante el Villarreal, Rubén Sobrino se reencontró con el gol en el mejor momento, en el último suspiro de un partido que acabó con el VAR revisando una posible mano, Joao Félix como hombre del partido, el árbitro señalando el final y el Cádiz y la afición celebrando la primera victoria de la temporada en casa ante su bestia negra.

Ficha técnica:

Cádiz CF: Ledesma, Luis Hernández, Fali, Momo (29′ Chust), Espino; Álex, San Emeterio (José Mari 67′), Bongonda (74′ Alejo), Ocampo (Alcaraz 67′); Sobrino, Choco Lozano (Lucas Pérez 74′).

Atlético de Madrid: Oblak, Molina, Savic, Mandava, Saúl; De Paul, Kondogbia, Witsel, Carrasco (Joao Félix 59′); Correa (59′ Griezman), Morata (10′ Cunha).

Árbitro: Sánchez Martínez (murciano) que amonestó a San Emeterio, Kondogbia, Saul, Chust, Joao Félix.

Goles: 1-0 Bongonda (1′). 2-0 Álex (81′); 2-1 Luis Hernández (pp85′), 2-2 Joao Félix (89′)