Origen-del-coronavirus

El mes de marzo de 2020 fue el inicio de una pesadilla que a día de hoy sigue vigente en la sociedad y economía mundial. Más de 2,5 millones de personas fallecidas en el mundo entero, más de setenta mil fallecidos en España (71.138) y un sinfín de empresas y autónomos arruinados, son algunos de los datos desastrosos de un año de pandemia en el que se sigue sin saber el origen del SAR-Cov-2 y todas sus variantes.

Las teorías coinciden todas en que el origen fue la ciudad de Wuhan, en China. Desde allí se extendió por el mundo de una manera vertiginosa e imparable. Eso sí, imparable en todos lados menos en Asia donde parecen tenerlo claramente controlado. Por ejemplo, en Japón se ha iniciado el campeonato liguero con los estadios prácticamente llenos.

Un informe del Instituto de Salud Carlos III en España (ISCIII) lo sitúa en el famoso mercado de mariscos de Wuhan donde parece que se originó. En dicho informe se recoge que “el primer caso notificado fue el de un trabajador del citado mercado, que ingresó en un hospital el 26 de diciembre de 2019 con neumonía grave e insuficiencia respiratoria. Tras diversos análisis se encontró en esta persona el séptimo coronavirus capaz de infectar a humanos, al que se denominó SARS-CoV-2. El SARS-CoV-2 guarda similitudes con los otros coronavirus conocidos, pero no es exactamente igual”.

Informe del ISCIII

En este informe del ISCIII se descarta la otra teoría maquiavélica que circula desde el inicio y que apunta a una creación en un laboratorio de la misma ciudad de Wuhan. Dicha teoría recoge que ha sido el ser humano quien ha fabricado el virus y que, accidentalmente, salió de dicho laboratorio. “Todavía no se conoce de dónde proviene el SARS-CoV-2, aunque diversas investigaciones descartan casi por completo la posibilidad de que surgiera en un laboratorio debido a la acción humana. Análisis genéticos realizados hasta el momento, tomando como base los otros coronavirus conocidos, sugieren que el murciélago o el pangolín pudieron ser los animales que lo transmitieron a humanos. Este proceso de transmisión del animal al hombre se denomina transferencia zoonótica”. 

La explicaciones a su origen vienen de todo tipo de elucubraciones científicas. Sin embargo, una pandemia como ésta aún no tiene un origen claro, según detalla el informe, apuntando claramente a la transmisión de un animal, el pangolín o el murciélago, a un humano: “La primera señala que el virus reunió sus actuales características genéticas por selección natural en el animal que transmitió el virus a los humanos. En este caso, el virus se habría convertido en patógeno para el ser humano antes de propagarse entre las personas. La segunda sugiere que esta selección natural que confiere al virus sus señas de identidad se dio ya en humanos, después de producirse la transferencia zoonótica; según esta última teoría, un ancestro del SARS-CoV-2 habría pasado de animales personas antes de mutar y convertirse en el virus que ahora conocemos”. Ninguna de las dos teorías ha podido confirmarse hasta el momento.

El origen del coronavirus

Un trabajador de un mercado de marisco de la ciudad china de Wuhan comenzó a encontrarse enfermo y fue ingresado en el hospital de su ciudad el 26 de Diciembre del 2019 con neumonía severa e insuficiencia respiratoria aguda. En un primer momento se descartó la presencia de todos los patógenos respiratorios habituales y se comenzó la búsqueda del agente etiológico en lavados broncoalveolares del paciente.

Mediante secuenciación masiva, se determinó la presencia de un virus
perteneciente al género Betacoronavirus (subgénero Sarbecovirus) que pasaría a ser el séptimo coronavirus con capacidad de infectar a los humanos y que pasó a denominarse SARS-Cov-2, causante de la enfermedad COVID-19. Este caso permitió identificar y caracterizar el agente etiológico, sin embargo, se han registrado casos anteriores a éste pero confirmados posteriormente. Así, el primer caso de infección por SARS-CoV-2 reportado hasta el momento es del 1 de Diciembre del 2019 en el Hospital de Wuhan.

Desde entonces se trabaja de manera incansable para secuenciar el virus y ofrecer una vacuna ya en marcha para detenerlo. Pfizer, Astrazeneca, Moderna, Sputnik…países y laboratorios empezaron una carrera de fondo en busca de una solución para prevenir a un virus que sigue, hoy por hoy, matando a gente e infectando, provocando cierres de negocios y ciudades como recientemente ha ocurrido en la provincia de Cádiz y Andalucía.

Leer también

El TSJA debe aprobar el toque de queda de Conil y Paterna

Era cuestión de tiempo que algunas localidades gaditanas se encontrasen con una situación …