el-cadiz-sale-goleado-de-vallecas

Vallecas fue una pesadilla la temporada pasada y lo ha sido, aún peor, en ésta, saliendo el Cádiz goleado tras sufrir dos expulsiones rigurosas, sobre todo la de Rubén Alcaraz y dando la peor imagen del campeonato, sufriendo una goleada que muchos tardarán en olvidar.

Si había un plan de partido que se esperaba era un Rayo dominador y un Cádiz encerrado atrás esperando su oportunidad. Y los primeros minutos fueron claramente dominados por el equipo madrileño que encerró al Cádiz que era incapaz de salir de su propio campo.

Los intentos del Rayo tampoco iban más allá de simples disparos lejanos fáciles para Ledesma. Pero se le pedía más al equipo de Sergio que intentaba avanzar sin éxito, falto de ideas ofensivas que iban condenándole a defender cada vez más atrás.

Demasiado castigo al descanso

Pero si hay alguien que no falla ese es Ledesma que está aporreando la puerta de la selección de cara al Mundial. Al 29 de partido una triple ocasión del Rayo fue repelida de manera magistral por el mejor jugador del Cádiz hasta ese momento y en todo lo que llevamos de Liga. Y así es difícil manejar un partido que se complicó -se puso imposible- con el penalti y la expulsión -discutida pero justa- de Iza Carcelén. El Cádiz fue castigado por su conservadurismo en el último minuto de la primera parte, incapaz de atacar y de recomponerse tras el primer tanto. Porque sin apenas tiempo para más, en el añadido, un balón largo supuso el segundo en las botas de Álvaro García que pidió perdón por un tanto que dejaba hundido a los amarillos que se marcharon al descanso con un resultado adverso, una mala imagen y un jugador menos.

Una pesadilla constante

Habrá quien considere que la actuación arbitral no fue la mejor y que perjudicó al Cádiz pero eso no debe ocultar una realidad que va más allá: El Cádiz siempre tiene un «pero» en todos sus partidos. Más allá de desconexiones, árbitros que pitan fácilmente en contra de los intereses amarillos, hay una realidad en forma de números que dicen que los de Sergio son los que más ocasiones reciben y los que menos tiran a puerta.

No vale hacer leña del árbol caído con la inventada expulsión de Alcaraz (una segunda amarilla en donde no hay falta) ni con la de Iza. El Cádiz de la segunda parte estuvo a merced del Rayo pero también el de la primera mitad hasta el minuto 44. Pocas conclusiones se pueden sacar del partido salvo que la crisis es grande, otra vez, que la herida se ha abierto y que el Cádiz, es la verdad, lleva cinco goles favor y es penúltimo de la tabla clasificatoria.

Ficha técnica:

Rayo Vallecano: Dimitrievski, Fran García, Catena, Lejeune, Balliu; Álvaro García (69′ Chavarría), Comesaña (80′ Ciss), Valentín (69′ U.López), Palazón (80′ Salvi), Trejo (64′ Nteka), Camello.

Cádiz CF: Ledesma, Espino, Chust, Hernández, Iza, San Emeterio (Mabil 81′), Rubén Alcaraz, Sobrino (66′ Blanco), Ocampo (56′ Lozano), Negredo (56′ Lucas Pérez), Álex (46′ Fali).

Árbitro: Muñiz Ruíz (comité gallego) que amonestó a Trejo, Rubén Alcaraz (dos veces), Lucas Pérez, Isi, y expulsó también a Iza y Nteka.

Goles: 1-0 Isi (44′); 2-0 Álvaro García (46′); 3-0 Lejeune (55′), 4-0 Camello (79′), 4-1 Balliu (p.p), 5-1 Lejeune (88′)